Compartir

La pequeña Iris Halmshaw adora pintar. Ella suele hacerlo muy concentrada, sin despistarse. El resultado es abstracto e impresionista, donde parece colarse algo de Monet a la hora de representar el agua. El trabajo de la niña llama la atención en el mundo del arte. Un coleccionista privado acaba de comprar dos de sus originales trabajos por 1.800 euros cada uno, cuando las pinturas se vendían, con…