Compartir

El Trabajo de Final de Grado, también conocido como TFG, es uno de los grandes desafíos a los que todos los estudiantes que están a punto de finalizar una carrera universitaria tienen que enfrentarse para poder obtener el título. Pese al miedo que se desprende de su entrega, la realidad es que existen una serie de consejos y trucos con los que hacer que tu trabajo pueda destacar por encima de tu competencia.

En España, la doctora Paulina Cierlica es una de las grandes expertas en este campo, con una de las páginas web más visitadas en todo el mundo en lo relacionado con esta temática. Incluso cuenta con un podcast en el que ayuda a los alumnos de todo el mundo a exprimir al máximo este trabajo. A continuación, una selección de claves para convertir el desafío del TFG en un auténtico éxito. 

Cuanta más información recopiles, mejor será el resultado final

Es importante tener en cuenta que el trabajo de documentación a la hora de enfrentarse al TFG es clave. Por ello, cuanta más información recopiles, mejor será el trabajo que puedas llevar a cabo. En ese mismo sentido, es importante saber discernir entre la información que puede ser relevante, tanto en este momento como en un futuro, de la que no. Por ello, es conveniente confiar únicamente en fuentes profesionales.

Tienes que tener en cuenta que toda la información que vayas recopilando luego tendrás que leerla y trabajar con ella. Por eso, es recomendable únicamente recolectar únicamente aquella que realmente vas a utilizar. 

Organízate

Como estudiante, el TFG será la última prueba que tengas que preparar antes de estar en condiciones de entrar en el mercado laboral. Por ello es tan importante tener bien claro todas las pautas y los pasos que vas a recorrer hasta poder entregarlo. Y para ello, la organización es clave. 

Una vez hayas reunido toda la información que vaya a resultar de utilidad en el momento de ponerte a trabajar con el TFG, puedes utilizar diferentes estrategias de organización. Un esquema y un calendario son, por ejemplo, dos recursos que pueden funcionarte muy bien para pautar los días y las tareas que vas a tener que realizar en cada uno de ellos.

La redacción, la importancia que merece

La redacción es uno de los aspectos más importantes en el momento de realizar cualquier trabajo. Por ello, es muy importante que revises muy bien y muchas veces el trabajo. Del mismo modo, también puede ser útil para detectar posibles faltas de ortografía o palabras que se repiten más de la cuenta que sea otra persona la que se lea el trabajo.

Muchas veces, debido a que somos nosotros mismos los que escribirnos el texto, no somos capaces de identificar determinadas faltas, por muy evidentes que sean. Cuatro ojos ven más que dos, y en este tipo de situaciones, pueden ser especialmente útiles para que tu trabajo destaque por encima del de tus compañeros. 

Ensaya la presentación

Delante de tu familia, de tus amigos o de tu pareja. Incluso solo, frente a un espejo. La presentación tiene un gran peso en la nota final del TFG, por lo que es muy importante que salga de la mejor manera posible.

Por eso, es importante que estés tranquilo en todo momento, que vigiles muy bien los tiempos y que te prepares las posibles preguntas que el tribunal puede realizarte una vez concluya el trabajo. 

Cita de forma correcta

Debido a la gran cantidad de referencias bibliográficas que reunirás en el momento de preparar tu trabajo, seguro que tienes que citar a más de un autor cuando vayas a iniciar la redacción. En estos casos, es muy importante que sepas citar de manera correcta. Cómo citar en APA es muy sencillo. 

Las normas APA no son el único formato que existe para citar fuentes bibliográficas. Sin embargo, sí que es uno de los más utilizados. Especialmente dentro del ámbito de las Ciencias Sociales. Uno de los recursos más utilizados, y que nos recomienda Paulina Cierlica es preguntarnos dos cuestiones para saber que estamos citando de manera correcta: el quién y el cuando. 

El quién hace referencia al autor de referencia que estés citando en ese momento. Únicamente los apellidos son suficiente. Por otro lado, el cuándo. Que es el año de publicación del texto. En los casos en los que no haya autor, puedes investigar sobre la organización que se ha encargado de su publicación. Del mismo modo, cuando la fecha de publicación no es conocida, suelen utilizarse las letras “n.d.” que hacen referencia a sine data, en latín.

Como has podido comprobar, redactar un TFG es mucho más sencillo de lo que parece. Es muy importante repasarlo y corregirlo tantas veces como sea necesario. Hasta que el resultado final esté a la altura de tus expectativas.