Compartir

La cocina es uno de los centros de vida de un hogar. Gran parte del tiempo de los habitantes de una casa se invierte en este espacio en el que se preparan las comidas, se degusta lo cocinado y se reúne la familia. Por ello, en el plano decorativo es uno de los enclaves que más alternativas ofrece. Además, la cocina debe reunir comodidad, utilidad y decoro. De entre todos sus componentes, las encimeras de cocina son los elementos más visibles y utilizados. Por ello, su superficie se ve alterada con el paso del tiempo.

Existen una gran cantidad de tipos de encimeras en el mercado. Las marcas son conscientes de que cada vez se demandan materiales más resistentes y de calidad, por lo que las opciones se han ido ampliando y mejorando en los últimos años. A continuación, te traemos algunos de los materiales más solicitados por los compradores.

Encimeras de madera

Son las más conocidas, ya que su diseño es artesanal y recuerda a las típicas cocinas de hace años. Así, las encimeras de madera son ideales para los hogares con un diseño acogedor y tradicional.

Dado que uno de sus problemas principales de este material tenía que ver con la humedad, en los últimos años han salido al mercado encimeras impermeables fabricadas con materiales compactos. No obstante, la madera requiere de un gran cuidado para su mantenimiento.

Encimeras de granito

Las encimeras de granito han sido, desde hace tiempo, las más demandadas del mercado. Este hecho se debe a que son muy resistentes, tanto al calor como a las manchas que puedan originarse con la preparación de los alimentos. Además, no requieren grandes cuidados, ya que su mantenimiento es sencillo y no supone grandes complicaciones.

A la facilidad de uso se une su aspecto, con una gama cromática amplia que abarca desde el gris hasta el negro. Por ello, encajan perfectamente en cualquier diseño de hogar.

Encimeras de mármol

Otra de las alternativas que los usuarios seleccionan por su resistencia y dureza es el mármol. Este material tiene muchas similitudes con el granito, pues es robusto y su diseño es útil para todas las cocinas. Sin embargo, a diferencia del granito, el mármol puede absorber algunas marcas que no se eliminan con facilidad. Por ello, su mantenimiento requiere de un mayor cuidado, entre ellas el sellado y pulido cada cierto tiempo.

Encimeras de cuarzo

Las cocinas de diseño suelen apostar por las encimeras de cuarzo. Este material -que se mezcla con resina de poliéster- ofrece una amplia gama de colores, por lo que se adapta a diferentes alternativas en decoración.

En general, se trata de un material muy higiénico, que no se raya y aguanta bien las manchas. Sin embargo, no soporta las altas temperaturas, razón por la que es necesario tener cuidado con el uso de ciertos utensilios.

Cosentino es uno de los mayores fabricantes de superficies de cuarzo. Para ver su catálogo de encimeras de cocina, visita el siguiente enlace.

Encimeras laminadas

Las encimeras laminadas son perfectas para las cocinas que no cuentan con un gran presupuesto. Se trata de encimeras a las que, sobre una base sólida fabricada con diversos materiales, se ha colocado una superficie de plástico. Esta superficie, sin embargo, puede ser de diversos tipos y, debido a la gran demanda que tienen, se pueden encontrar en cualquier establecimiento. Por ello, existen encimeras laminadas de colores y aspectos diversos.

Como consecuencia de su popularidad, los fabricantes han invertido en su mejora en los últimos años. En la actualidad encontramos superficies antihuellas, antibacterias o más o menos resistentes. Entre sus inconvenientes se encuentra la posibilidad de filtraciones de agua. Por ello, a la hora de elegir una encimera de este tipo, es fundamental que un profesional sea el que realice la instalación.

Encimeras de porcelana

Aunque no son tan conocidas como las anteriores opciones, las encimeras de porcelana son cada vez más demandadas. Se trata de una combinación que, aunando vidrio y piedra, ha dado origen a uno de los materiales más resistentes que se pueden encontrar en este tipo de productos.

Las encimeras de porcelana tienen numerosas ventajas. Son resistentes, antimanchas, no absorben el agua, su porosidad se acerca al 0% y son increíblemente higiénicas. Sin embargo, todo ello repercute en el precio, pues son bastante costosas.

Encimeras de acero inoxidable

El acero inoxidable es un material resistente al calor, los líquidos y la humedad. Por esta razón, estas encimeras son utilizadas en restaurantes de grandes establecimientos o lugares en los que la preparación de comida se realiza a gran escala. Son fáciles de limpiar y no suponen grandes inconvenientes.

En el caso de utilizar este material para cocinas del hogar, su diseño es uno de los principales motivos por los que no son muy populares. El acero es un material industrial que no se ajusta fácilmente a los diseños. A ello se suma su elevado coste, lo que motiva que los usuarios se decanten por otras alternativas.