Quantcast

Subcontratar un equipo de ciberseguridad, ¿qué ventajas e inconvenientes tiene?

La cara y cruz de una moneda imprescindible para las empresas.

En los tiempos que corren, rara es la empresa que no ha implementado soluciones informáticas en su día a día. Los negocios se modernizan, y más ahora que internet se ha convertido en un canal importantísimo tanto para empresas como para consumidores. El problema es que, con esta modernización han llegado nuevos peligros.

Los hackers informáticos son algo que está a la orden del día, y precisamente su presencia es lo que obliga a buscar alguna buena empresa de ciberseguridad, como Sincronet, para blindar todas las partes de una empresa en el ámbito digital.

La cuestión es que también es posible integrar un equipo de seguridad informática dentro del propio negocio para que forme parte de este y se encargue protegerlo. Entonces, se abre un doble camino bastante complicado: integrar o externalizar.

Pros y contras de subcontratar empresas de seguridad informática

¿Contratar o no contratar una empresa de ciberseguridad? Es una cuestión a la que se enfrentan muchos negocios a día de hoy, y más ahora que los ataques informáticos se están expandiendo.

Aquí vamos a centrarnos en ver tanto lo bueno como lo malo de externalizar este tipo de servicio. Hay empresas que deciden ramificarse para contratar e incluir en su interior a personal especializado en la materia; mientras que otras optan por contactar con equipos externos para que se encarguen de ello.

El mejor camino a seguir depende de lo que cada negocio busque o necesite. Aquí veremos lo positivo y lo negativo de la externalización, pero el paso final es algo que siempre debe recaer sobre los hombros de la organización que esté sopesando qué hacer.

Ventajas

La primera ventaja que se presenta a la hora de subcontratar a estos equipos, o externalizarlos, es que suelen resultar más económicos. Es más barato contratar a un grupo de expertos, que ya contará con las herramientas y los recursos, que tener que habilitar parte del negocio para tener personal dedicado única y exclusivamente a ello. Y no es solo una cuestión económica, sino también de tiempo.

Por otra parte, son tremendamente flexibles y no tienen problema alguno a la hora de adaptarse a las condiciones y necesidades de la empresa. Están precisamente especializados en ese aspecto, por lo que siempre van a saber diseñar y desarrollar soluciones a medida tanto en cuestiones de software como de hardware.

Junto a esto, la externalización permite contar con equipos totalmente profesionales y versados en materia de ciberseguridad. De hecho, son organizaciones que, como ya hemos mencionado, cuentan tanto con los recursos como con la formación adecuada para poder garantizar la máxima cobertura en todos los frentes posibles.

Organizaciones transversales y multidisciplinares que pueden adaptarse a cada capa del negocio para evitar cualquier brecha o “tapar” cualquier agujero de seguridad a la vez que implementan diferentes tipos de soluciones. Estas son sus principales ventajas, junto a otros aspectos tales como la evasión de la obsolescencia o permitir al negocio centrarse absoluto en su actividad principal.

Inconvenientes

Hemos visto los pros, pero no podemos pasar por alto los contras. El primer inconveniente de externalizar este tipo de servicios es que vas a tener que depender de terceros en tu actividad diaria. Es algo delicado, porque implica dejar a otros información importante de tu negocio; de hecho, si el servicio se interrumpe por cualquier motivo, puede ser algo que afecte gravemente a la empresa.

Además de eso, es posible que haya equipos que no mantengan suficiente contacto con sus clientes, y eso para algo tan importante como es la seguridad informática es algo muy grave. Afortunadamente, este inconveniente es muy poco común, ya que equipos como el de Sincronet suelen volcarse por completo con cada cliente con el que trabajan.

Otro punto que suele poner a muchos negocios en contra de la externalización de este tipo de labores es, además del acceso a la información de la empresa que se debe facilitar, cierta pérdida de control sobre este servicio. Cuando es un equipo que forma parte de la propia empresa, se tiene control absoluto sobre lo que hace o deja de hacer. Sin embargo, cuando es uno externo, no se puede tener ese mismo nivel de control.

Es muy importante sopesar ambas partes, aunque las ventajas suelen ser suficientes como para compensar estos posibles inconvenientes. Además, como ya hemos explicado, no todas las compañías de ciberseguridad ofrecen este tipo de problemas que pueden surgir. Las verdaderamente fiables y reputadas se esfuerzan al máximo por ofrecer el mejor servicio en cada proyecto que inician.

Las cartas están sobre la mesa. A partir de este punto, cualquier empresa que vaya a dar el paso necesario para protegerse tiene que decidir. La externalización y contratación de empresas de ciberseguridad tiene muchas ventajas, como también inconvenientes. ¿Por cuál te dejarías llevar?

Comentarios de Facebook