Compartir

Prácticamente cada mañana o cada semana nos despertamos con la noticia de que la luz ha vuelto a subir de precio. España tiene una de las tarifas más altas de electricidad en la Unión Europea, a lo que hay que sumar que, el nivel de ingresos de los ciudadanos españoles es menor que el de otros países del entorno.

Las circunstancias para que el precio de la luz suba cambian prácticamente cada día, esto es, todos los analistas achacan a diferentes razones la subida en la factura eléctrica. Finalmente, quien acaba pagando todos estos elevados precios son los consumidores finales, que ven en su factura que habiendo realizado el mismo consumo terminan pagando un 10 ó un 15% más.

En ocasiones es el precio que fijan las centrales térmicas, las últimas en ingresar en el pool de energías, otras la falta de viento y sol o, a veces, como sucede en la actualidad, el incremento de precio está por la salida al mercado de bonos de gases de efecto invernadero de las eléctricas.

La realidad es que comprender una factura de la luz es casi imposible. Lo que sorprende al consumidor es, al recibir uno de estos documentos, la cantidad elevada de conceptos que debe abonar en materia de impuestos y lo significativamente poco que representa lo que abona en concepto de consumo con la factura total a pagar.

En estos momentos en los que el precio de la electricidad está por las nubes nos preguntamos, ¿son las energías renovables la solución para evitar subidas continuas de la tarifa de la luz?

El avance de las renovables amenaza los beneficios de las eléctricas tradicionales

Así lo afrma un informe elaborado por Goldman Sachs y publicado el pasado mes de mayo. El analista del estudio, Alberto Gandolfi, establece que la instalación en masa de paneles fotovoltaicos pondrá en peligro de aquí a unos años hasta 150.000 millones anuales de beneficios que logran las eléctricas con sus centrales de producción tradicionales de carbón, gas o nucleares.

Los países que más se pueden aprovechar de estas medidas son España y Italia, pero pincipalmente España, y también Portugal. La Península Ibérica, según Goldman Sachs, gracias a la combinación de muchas horas de sol, los elevados precios de la electricidad y la amplia capacidad de generación de electricidad sobrante, puede verse beneficiada por descensos progresivos en la factura eléctrica.

El banco americano cree que para el año 2030, el 60% de la electricidad en España provendrá de las energías renovables, eólicas y solares, lo que puede reducir hasta en un 40% el precio medio de la luz en el país, a unos 30 megavatios por hora, debido a los cada vez menores costes de instalación de estas plantas y los costes variables mínimos. En fechas recientes, el precio del megavatio por hora se ha llegado a situar por encima de los 75 euros.

¿Afecta por igual esta situación a todas las eléctricas?

Siempre bajo lo expuesto por Goldman Sachs en su informe, esta apuesta por las energías renovables tendrá diferente impacto en las compañías eléctricas, atendiendo a su perfil de negocios.

EDP, la principal eléctrica de Portugal que también opera en España, es una de las más vulnerables en toda Europa, pues su margen de beneficios puede verse reducido casi en un 40% en 2030 con respecto a los beneficios que se estiman para 2020. Compaías alemanas, francesas, italianas y españolas también se verán afectadas por esta apuesta decidida por las renovables, siendo la francesa Energie la que menos haga caer sus beneficios, en torno a un 5%.

Para reducir ese impacto negativo, las eléctricas están acudiendo a dos estrategias, una que tiene que ver con realizar inversiones en negocios menos expuesto y por otra parte, subirse al carro de las renovables, buscando fusiones y acelerando el desarrollo eólico y solar.

¿Y el autoconsumo eléctrico en España?

Una de las grandes preguntas que se hacen muchos consumidores en España, principalmente desde que hubo el cambio de gobierno es, ¿qué ocurrirá con el autoconsumo eléctrico?

El gobierno saliente era contrario al autoconsumo solar y a las renovables en general, despreciando las ventajas que tiene aprovechar las innumerables horas de sol en España.

No obstante, la cuestión es, ¿merece la pena instalar paneles solares? Incluso con la legislación actual en España, una de las más restrictivas del mundo, el autoconsumo solar ya es rentable para una casa o negocio.

Por esta razón, cada vez existen más empresas que ofrecen a los clientes placas solares de alta eficiencia, pensando en el autoconsumo y en reducir el precio a pagar por su factura eléctrica y sobre todo, los recursos consumidos por la generación de energía eléctrica. Instalar placas solares es también una forma de preservar el medio ambiente.

Empresas como SunFields Europe, que actúa como Distribuidor fotovoltaico de alta gama, confían en la energía solar como remedio a las tarifas excesivas por la factura eléctrica. Este grupo actúa como proveedor de energía fotovoltaica mediante el suministro y distribución de material para sistemas solares fotovoltaicos.

Con respecto al autoconsumo, algunos estudios concluyen que los datos aportados por el anterior gobierno eran falsos. La Secretaria de Estado de Energía emitió en el año 2016 un informe desfavorable ante la Proposición de Ley presentada por el grupo parlamentario Ciudadanos para fomentar el autoconsumo, asegurando que el impacto económico negativo para el Estado, en concepto de impuestos no recaudados, sería de 235 millones de euros.

Un contrainforma de la Unión Española Fotovoltaica asegura que este impacto es infinitamente menor, alrededor de 29 millones de euros para el autoconsumo renovable y apenas 1,2 millones de euros para el autoconsumo fotovoltaico, lo que supone más de 200 millones de euros menos que los datos aportados por el gobierno.

Las ventajas de instalar paneles solars en casa son ya muy conocidas por todos y van desde menores precios en la electricidad que consumimos a una mayor eficiencia, menores costes para generar la energía y mantener la red de transporte o la menor dependencia de energías fósiles exteriores pasandor por supuesto por la menor necesidad de instalar centrales eléctricas y menores índices de contaminación.