jueves, 24 septiembre 2020 15:03

Remedios para acabar con la orquesta sinfónica de los ronquidos de tu pareja

-

¿Yo ronco? es la pregunta que hace tu pareja al señalarla de que no te dejó dormir. La vergüenza hace que el individuo niegue el problema una y otras vez. Al principio puede que salgan risas por la forma cómo ronca tu esposo o esposa. Con el pasar de un tiempo, al escuchar la orquesta sinfónica de Gustavo Dudamel en un volumen bajo, parece no molestar, pero cuando comienza a perjudicar tu calidad de sueño, se convierte en una tortura capaz de llevar la relación a un precipicio.

Lo más seguro es que surjan pensamientos de que no hay que llevar las cosas al extremo. Lamentablemente si no se tiene un sueño reconfortante, el mal genio, el estrés y las enfermedades aumentan. En el ámbito médico, el roncar se da cuando existe una obstrucción en la parte posterior de la boca y la nariz que impide el paso del aire; cuando todos los elementos que integran esa zona chocan, se genera una vibración que finalmente se convierte en el perturbador sonido. Las estadísticas apuntan que los hombres y las personas con obesidad son los más propensos a presentar esta patología.

Algunas de las indicaciones para erradicarla son: no beber bebidas, hacer ejercicios, comer ligero antes de ir a la cama y poner su soporte para dormir un poco inclinado. No obstante, hay otros remedios, que algunos gritan, ‘son infalibles’

1
Ejercita tu lengua

lengua-ronquidos-remedios

Los expertos indican que nueve de cada diez personas roncan en algún momento de su vida traduciéndose a 95% de la población mundial, así lo reseñó el diario buenoparalasalud.com. También indica que el ronquido diario es sinónimo de que algo en el cuerpo no anda bien. Los especialistas aconsejan tomar medidas al respecto para lograr una buena calidad del sueño. Uno de los ejercicios ideales para eliminar los ronquidos es realizar ejercicios para la lengua (recuerdas cuando de niño te mofabas del señor que estaba frente a ti en el autobús), algo parecido tendrás que hacer. Al principio puedes presentar incomodidad, pero luego te vas a acostumbrando.

Al estar en tu cama con tu cobija a medio cuerpo y la cabeza sobre la almohada es el momento para sacar la lengua lo máximo que puedas, si te duele, no empujes demasiado. El objetivo es que vayas adaptando este órgano al nuevo movimiento. Posteriormente, harás movimientos hacia arriba, hacia abajo y de un lado y el otro. Lo siguiente es fruncir los labios y aspirar aire para poner en tensión los músculos de la boca y la lengua. Debes hacer cinco repeticiones de cinco segundos ¡es muy rápido!

Atrás