Quantcast

La confianza en las vacunas en Europa sigue siendo baja

La confianza en las vacunas en Europa sigue siendo baja en comparación con otras regiones, y oscila entre el 19% (Lituania) y el 66% (Finlandia) de la población que considera que son seguras, según muestra un estudio, el mayor sobre este tema publicado hasta ahora, elaborado por la London School of Hygiene & Tropical Medicine, y el Imperial College en Reino Unido, la Universidad de Washington en Estados Unidos y la Universidad de Amberes en Bélgica.

Esta nueva investigación, que fue publicada la pasada semana en ‘The Lancet’, ha analizado las tendencias globales en la confianza de las vacunas en 149 países entre 2015 y 2019, con datos de más de 284.000 adultos (de 18 años o más) encuestados sobre sus opiniones sobre si las vacunas son importantes, seguras y eficaz.

La principal conclusión a la que llegan los investigadores es que mientras la inestabilidad política y extremismo religioso, unidos al escepticismo cada vez mayor sobre la seguridad de las vacunas y la difusión de información errónea por parte de antivacunas, puede estar amenazando los programas de vacunación en todo el mundo.

“Es vital con las amenazas de enfermedades nuevas y emergentes, como la pandemia COVID-19, que supervisemos regularmente las actitudes del público para identificar rápidamente a los países y grupos con una confianza cada vez menor, de modo que podamos ayudar a orientar dónde necesitamos generar confianza para optimizar la aceptación de nuevos vacunas que salvan vidas”, ha señalado la profesora Heidi Larson de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, Reino Unido, que dirigió la investigación.

Aunque la cobertura de inmunización se informa en todo el mundo, no se dispone de estimaciones globales comparables ni de un seguimiento de la confianza de la vacuna. El Proyecto de Confianza en las Vacunas (VCP) se fundó hace una década para ayudar a cerrar la brecha, proporcionando un enfoque sistemático para monitorear las actitudes del público hacia las vacunas e informar a los legisladores sobre las tendencias cambiantes y los determinantes de la confianza en las vacunas en todo el mundo.

En este estudio, los investigadores analizaron datos de 290 encuestas representativas a nivel nacional realizadas entre septiembre de 2015 y diciembre de 2019, combinando datos publicados anteriormente de casi 250.000 respuestas de encuestas con 50.000 entrevistas adicionales de 2019. Se utilizó el modelo para estimar las tendencias en las percepciones del público sobre la seguridad y eficacia de las vacunas y la importancia de vacunar a los niños.

En toda la Unión Europea se detectaron recientes pérdidas significativas en la confianza en la seguridad de las vacunas en Polonia (una caída del 64% que está muy de acuerdo en que las vacunas son seguras en noviembre de 2018 al 53% en diciembre de 2019), lo que refleja el impacto creciente de una antivacuna local altamente organizada. movimiento.

Sin embargo, la confianza en la seguridad de las vacunas está aumentando en varios países, incluidos Finlandia, Francia, Italia e Irlanda (así como el Reino Unido). En Francia, donde la confianza en las vacunas ha sido persistentemente baja, ha habido un marcado aumento en la confianza, desde el 22% de los encuestados que estaban muy de acuerdo en que las vacunas son seguras en noviembre de 2018, al 30% en diciembre de 2019. En el Reino Unido, la confianza en las vacunas la seguridad aumentó del 47% en mayo de 2018 a alrededor del 52% en noviembre de 2019.

Por el contrario, seis países (Afganistán 2% de los encuestados que están muy en desacuerdo con las vacunas son seguras en 2015, aumentando al 3% en 2019, Azerbaiyán 2% -17%, Indonesia 1% -3%, Nigeria 1% -2%, Pakistán 2% 4% y Serbia 4% -7%) han sido testigos de aumentos sustanciales de personas que están en total desacuerdo con que las vacunas son seguras.

El análisis sugiere que la confianza general en las vacunas, incluida la seguridad, la eficacia y la importancia, disminuyó en Indonesia, Filipinas, Pakistán y Corea del Sur entre noviembre de 2015 y diciembre de 2019. Por ejemplo, los riesgos de una vacuna contra el dengue (Dengvaxia) en Filipinas en 2017 provocaron una caída drástica de la confianza del público en la seguridad de las vacunas y afectaron la adopción de las vacunas de rutina, lo que provocó que Filipinas saliera de los 10 países con la mayor confianza general en las vacunas en 2015 (el 82% de los encuestados está totalmente de acuerdo en que las vacunas son seguras, el 92% importante, el 81% eficaz), a bajar al 70 en 2019 (el 58% de los encuestados está totalmente de acuerdo en que las vacunas son seguras, el 70% importante, 57 % efectivo).

Indonesia ha sido testigo de una de las mayores caídas en la confianza pública en todo el mundo entre 2015 y 2019 (la diferencia absoluta en la percepción de seguridad cayó un 14% [del 64% al 50%], la importancia el 15% [del 75% al 60%], la eficacia el 12% [ 59% a 47%]). Los autores dicen que las actitudes negativas pueden haber sido provocadas en parte por líderes musulmanes que cuestionaron la seguridad de la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR), y emitieron una fatwa (regla religiosa) alegando que la vacuna era haram (prohibida) y contenía ingredientes derivados de cerdos, así como de curanderos locales que promueven alternativas naturales a las vacunas.

“Nuestros hallazgos sugieren que las personas no necesariamente descartan la importancia de vacunar a sus hijos, incluso si tienen dudas sobre cuán seguras son las vacunas. El público parece comprender en general el valor de las vacunas, pero la comunidad científica y de salud pública necesita mejorar mucho la creación de confianza pública en la seguridad de la vacunación, particularmente con la esperanza de una vacuna COVID-19”, ha explicado la coautora principal Clarissa Simas de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, Reino Unido.

En 2019, Irak (95%), Liberia (93%) y Senegal (92%) tuvieron la mayor proporción de encuestados que estuvieron de acuerdo en que es importante que los niños estén vacunados, mientras que Hong Kong (36%), Rusia (34 %), y Albania (26%) informó que la proporción más baja está muy de acuerdo con la importancia de las vacunas.

LA EDUCACIÓN, CLAVE EN LA VACUNACIÓN

El estudio también encontró que ser hombre o menor educación estaba relacionado con una menor probabilidad de recibir la vacuna, mientras que confiar más en los trabajadores de la salud para obtener consejos médicos o de salud, en lugar de la familia, amigos y otras fuentes no médicas para obtener consejos de salud asociados con mayores posibilidades de absorción de la vacuna. Los investigadores encontraron una asociación más débil entre los grupos religiosos minoritarios (o aquellos que se niegan a expresar sus creencias religiosas) y una menor probabilidad de que se tomen la vacuna.

En doctor Daniel Salmon de la Escuela de Salud Pública John Hopkins Bloomberg, EEUU recuerda que la mayoría de los temores a las vacunas no están respaldados por evidencia científica, y agrega que “las vacunas tienen una notable historial de seguridad, basado en procesos rigurosos de ensayos controlados aleatorios por fases y en requisitos de licencia, que han asegurado que los beneficios de la vacunación superen los riesgos”.

Concluye que la inversión global en la seguridad de las vacunas y la infraestructura de comunicación es muy necesaria: “Sin una inversión global sustancial en la vigilancia activa de la seguridad de las vacunas, el seguimiento continuo de las percepciones públicas y el desarrollo de estrategias de comunicación rápidas y flexibles, existe un riesgo de las vacunas contra el SARS-CoV-2 nunca alcancen su potencial debido a una incapacidad continua para responder rápida y eficazmente a las preocupaciones públicas sobre la seguridad de las vacunas, reales o no”.

Comentarios de Facebook