Quantcast

Investigadores alertan de que se produzcan brotes de sarampión durante 2021 por la pandemia

Investigadores del Murdoch Children’s Research Institute en Melbourne (Australia) han alertado de que es probable que se produzcan grandes brotes de sarampión durante 2021 como consecuencia inesperada de la pandemia de COVID-19, por lo que piden “una acción internacional urgente” para prevenir epidemias de sarampión “potencialmente devastadoras en los próximos años”.

La investigación, que ha sido publicada en ‘The Lancet’ y dirigida por el profesor Kim Mulholland, del Murdoch Children’s Research Institute y presidente del Grupo de Trabajo SAGE de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre vacunas contra el sarampión y la rubéola, muestra que muchos niños se han perdido la vacuna contra el sarampión este año, lo que hace inevitables los futuros brotes de sarampión.

El profesor Mulholland ha advertido de que si bien 2020 había sido un año tranquilo para el sarampión, en parte debido a las reducciones de viajes y las medidas nacionales de control de COVID-19, los impactos económicos conducirían a muchos casos de desnutrición infantil. Además, la malnutrición empeora la gravedad del sarampión, lo que provoca peores resultados y más muertes, especialmente en los países de ingresos bajos y medianos.

“Los niños que mueren de sarampión a menudo están desnutridos, pero el sarampión agudo empuja a muchos niños sobrevivientes a la desnutrición. La desnutrición, junto con la inmunosupresión asociada al sarampión, conduce a una mortalidad tardía, mientras que la deficiencia de vitamina A coexistente también puede conducir a la ceguera asociada al sarampión”, ha señalado.

“Es probable que los próximos meses vean un número creciente de niños no vacunados que son susceptibles al sarampión. Muchos viven en comunidades pobres y remotas donde los sistemas de salud son menos resistentes y la desnutrición y la deficiencia de vitamina A ya están aumentando”, ha añadidp

Para Mulholland la pandemia de COVID-19 también ha tenido un efecto profundo en el control de las enfermedades prevenibles por vacunación, ya que las campañas de vacunación fueron detenidas en los primeros meses de 2020, al igual que los servicios de inmunización de rutina muy interrumpidos en muchos países.

En este sentido, la OMS estima que para fines de octubre de 2020, las campañas de vacunación retrasadas en 26 países han provocado que 94 millones de niños pierdan las dosis programadas de la vacuna contra el sarampión. “Todos estos factores crean el ambiente para brotes severos de sarampión en 2021, acompañados de mayores tasas de mortalidad y las graves consecuencias del sarampión que eran comunes hace décadas”, advierte el profesor Mulholland.

2019: REGRESO DRAMÁTICO DEL SARAMPIÓN

En 2019, antes de que comenzara la pandemia, el mundo experimentó un regreso dramático del sarampión, más que en cualquier otro momento de los últimos 20 años. Los datos de la OMS indican que hubo 9,8 millones de casos de sarampión y 207.000 muertes en 2019, un 50% más que en 2016.

La mayoría de las muertes por sarampión en 2019 se han producido en África, muchas de ellas asociadas con brotes importantes en Madagascar y la República Democrática del Congo. El sarampión también resurgió en América del Sur, especialmente entre las comunidades indígenas.

“La vacunación inadecuada que provocó los brotes de sarampión de 2019 aún no se ha abordado de manera adecuada, y la situación ahora se ve agravada por las interrupciones del servicio durante la pandemia de COVID-19, por lo que los niños de alto riesgo no inmunizados se agrupan en comunidades no alcanzadas”, ha añadido Mulholland.

El artículo ha identificado tres pilares para la acción inmediata. El primero es Ayudar a los países a llegar a los niños no vacunados mediante campañas y campañas de inmunización de puesta al día; después preparar mejor a los países para los brotes esperados. La OMS y sus socios han desarrollado un plan de respuesta estratégico para ayudar en la prevención, preparación y respuesta ante brotes de sarampión; y, finalmente, mantener los objetivos de eliminación del sarampión y la rubéola.

El nuevo Marco estratégico de la OMS para el sarampión y la rubéola 2021-2030, alineado con la Agenda de inmunización 2030, proporciona un plan para fortalecer la inmunización y la vigilancia de rutina. “Sin esfuerzos concertados ahora, es probable que los próximos años vean un aumento en el sarampión y sus complicaciones graves, con frecuencia fatales”, concluye Mulholland.

Comentarios de Facebook