Quantcast

C y L mantiene 170 brotes activos, más de la mitad de origen familiar, afectan a 983 personas

Castilla y León mantiene este martes 170 brotes activos de coronavirus que afectan a 983 personas, más de la mitad de los cuales tiene su origen en el ámbito familiar, según ha confirmado la consejera de Sanidad, Verónica Casado, durante su comparecencia ante los medios para informar de la evolución de la pandemia en la Comunidad.

De ellos, 17 corresponden a la provincia de Ávila, 48 a la de Burgos, 14 a León y Palencia cada una, once a la de Salamanca, 15 a la de Segovia, ocho a la de Soria, 27 a la de Valladolid y 16 a la de Zamora.

Más de la mitad de ellos tienen origen familiar, seguidos de los vinculados con el ocio y, en menor medida, al ámbito laboral, según ha detallado Casado, quien ha reconocido la existencia de “bastantes casos” en todas las provincias, con una edad media en los contagios de 43 años, media que sube hasta los 60 en el caso de las hospitalizaciones por COVID-19.

Por lo que se refiere a las zonas básicas de salud con mayor incidencia, la consejera ha citado Candeleda –vinculada al brote en la residencia de mayores– y Arévalo en la provincia de Ávila, Aranda Rural y Belorado e la de Burgos, Cantalejo –la cual se encuentra confinada– y Segovia capital en la provincia segoviana y Guardo en Palencia.

Precisamente sobre capitales, Verónica Casado ha destacado el número de casos en Valladolid, Salamanca y Burgos, aunque la situación en ellas de momento está “controlada” y “no hay transmisión comunitaria”.

CANTALEJO

En cuanto a los municipios de Cantalejo y Carrascal del Río, cuyo aislamiento fue ratificado este fin de semana por la autoridad judicial, la consejera ha defendido el periodo de 14 días para evaluar la evolución epidemiológica, en función de la cual se podrían ampliar o disminuir estas medidas.

Casado ha advertido de que la realización “estricta” del aislamiento y la cuarentena por parte de las personas que hayan dado positivo o hayan estado en contacto con uno es “clave” para que “no siga extendiéndose la enfermedad”.

Por otro lado, se ha referido a los problemas de suministro de reactivos para la realización de test que están sufriendo los hospitales de Salamanca y Río Hortega de Valladolid, los cuales son necesarios para los equipos con que cuentan y que pueden analizar hasta 1.100 pruebas diarias, por lo que se ha contactado con el Ministerio de Sanidad y con la empresa suministradora, Roche, para subsanar esta situación “lo antes posible”.

No obstante, ha recordado que la Sanidad de Castilla y León “trabaja en red” y que el resto de hospitales están asumiendo parte de esas pruebas para poder dar respuesta a esta necesidad.

Comentarios de Facebook