Quantcast

Alzheimer’s Disease International pide considerar la demencia igual a la discapacidad

La organización Alzheimer’s Disease International, de la cual la Confederación Española de Alzheimer CEAFA es miembro, ha pedido a los gobiernos y organismos multilaterales que consideren la demencia de la misma manera a como lo hacen con la discapacidad, siguiendo las recomendaciones del ‘Informe Mundial sobre el Alzheimer 2020: Diseño, Dignidad, Demencia; el diseño relacionado con la demencia y el entorno construido’.

Se pronostica que aproximadamente 152 millones de personas vivirán con demencia para 2050, y ya es la quinta causa principal de muerte en todo el mundo, sin embargo, la mayoría de los países están muy atrasados en términos de hacer que el entorno construido sea accesible para quienes viven con demencia.

Considerar la demencia como se hace con la discapacidad ayudará a garantizar que se logren avances similares en el diseño relacionado con la demencia a los que se han hecho en los últimos 30 años mediante el movimiento de discapacidad física, como ver ascensores, rampas, pasos de peatones más seguros y similares hechos comunes en todo el mundo.

En este sentido, la directora ejecutiva de ADI, Paola Barbarino, ha dicho que el diseño relacionado con la demencia brinda la oportunidad de adaptar los entornos construidos de la misma manera que el diseño relacionado con la discapacidad física ha llevado a una gran innovación. “Necesitamos aplicar pautas y principios de diseño para las personas que viven con demencia de la misma manera que se brindan pautas de diseño para las personas que viven con una discapacidad física”, ha señalado Barbarino.

A su juicio, el diseño relacionado con la demencia no tiene por qué ser un ejercicio costoso y puede ser tan simple como considerar cosas tales como las alfombras y la decoración, la eliminación de peligros, la reducción de la estimulación, la orientación clara, medidas que pueden reducir la ansiedad y la agitación y mejorar las interacciones sociales.

“Todo se reduce a cosas simples. Recuerdo que durante una inspección del lugar de una conferencia, las áreas negras en las alfombras de colores podían parecer agujeros en el piso, las personas que viven con demencia podrían caminar alrededor de ellas porque podrían estar preocupadas de caer en las mismas”, ha aseverado Barbarino.

Por su parte, el coautor del informe, Richard Fleming, ha comentado que el diseño relacionado con la demencia se necesita con urgencia, señalando que el conocimiento sobre cómo hacerlo ha aumentado a lo largo de los años. “Nuestro conocimiento sobre cómo diseñar edificios que apoyen a las personas que viven con demencia ha aumentado en los últimos cuarenta años y ahora estamos en condiciones de ser más proactivos en su implementación en la práctica”, ha dicho Fleming.

Del mismo modo, la presidenta, cofundadora y directora ejecutiva del socio de ADI Dementia Alliance International, Kate Swaffer, ha recalcado que el vínculo entre la discapacidad y el medio ambiente es claro. “La influencia del medio ambiente en la creación o el aumento de la discapacidad está bien establecida y se considera parte integral de la definición de discapacidad. Si el entorno cambia, la experiencia de alguien que vive con una discapacidad también cambiará”, ha apostillado Swaffer.

EL COVID-19 Y LA DEMENCIA

La Covid-19 ha afectado de manera desproporcionada a las personas con demencia, y alrededor de una cuarta parte de las muertes por virus en ciertos países son de personas con demencia. Los centros de atención, donde viven muchas personas con demencia, se han visto muy afectados por la exposición al virus.

“Las restricciones de Covid-19 implementadas para proteger a los residentes en cuidados a largo plazo pueden haber resultado en intervenciones que podrían haber acelerado el deterioro físico y cognitivo o haber contribuido indirectamente a la muerte de algunos residentes. Un mejor diseño podría haber ayudado absolutamente a minimizar la propagación del virus en los centros asistenciales”, ha enfatizado Barbarino.

Reconocer la demencia como una discapacidad es una de varias recomendaciones del Informe Mundial sobre el Alzheimer 2020, junto con la recomendación de incorporar el diseño relacionado con la demencia en los planes nacionales de demencia en respuesta al Plan de acción mundial sobre la respuesta de salud pública a la demencia 2017-2025 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Finalmente, los expertos han informado de que Australia, Inglaterra y Escocia son líderes mundiales en el diseño relacionado con la demencia, liderando el camino para llevar a la práctica la investigación existente.

Comentarios de Facebook