Compartir

El reloj de pulsera es uno de los accesorios utilizados con mayor frecuencia en la vida cotidiana, tanto por hombres como por las damas. Son muchos los modelos y estilos que hay en el mercado pero, ¿por cuál decidirse? En vista de ello, es bueno saber las razones para usar un reloj de madera.  

El reloj es un aparato diseñado principalmente para indicar la hora actual, la cual es medida en las unidades de tiempo establecidas para tal fin, como son las horas, minutos y segundos. Sin embargo, con el transcurrir de los años, los relojes han evolucionado de un modo asombroso.

De esta manera, hoy en día es un elemento de uso diario para las personas, quienes lo integran como accesorio para complementar la vestimenta, para ejercitarse utilizando las otras funciones que se les han añadido como el cronómetro y la alarma, por ejemplo. Incluso, se han convertido en joyas de muy alto valor, debido a que algunas marcas y modelos utilizan piedras preciosas, tanto en su mecánica como en su diseño exterior. 

No obstante, entre todas las marcas, modelos y tipos de relojes que hay en el mercado, unos de los que siguen siendo de los preferidos, son los relojes de madera, los cuales con sus características clásicas y acabados sencillos, representan la elegancia de dichas piezas. En Lemonte, se especializan en la fabricación de relojes con madera de manera artesanal, debido a que todo el proceso se realiza a mano, por lo que se garantiza que cada reloj es único. 

Por otra parte, lo que distingue a Lemonte de otras relojerías, es que ésta es una empresa amigable con el medioambiente, ya que trabaja de forma sostenible, porque todas las maderas que se utilizan para elaborar los relojes son reciclables. Esto quiere decir que no se talan árboles, sino que se reutilizan trozos de puertas o vigas que se encuentran en buen estado, convirtiéndolas en bellas piezas de joyería.

Asimismo, en Lemonte brindan la oportunidad a sus clientes de personalizar los relojes que compren, lo cual se hace con un mensaje, nombre, fecha, etc…, grabados en la tapa trasera del reloj, consiguiendo así una pieza 100% única. No obstante, éstos no son los únicos motivos para preferir un reloj de madera, debido a que lo cierto es que existen muchas más. Por tal razón, hoy hablaremos sobre esas otras razones que hay para usar relojes de madera.

Son piezas únicas 

A diferencia de los relojes comerciales de acero y plástico que se fabrican con moldes, cada reloj de madera que se elabora es único, no sólo porque son trabajados directamente por la mano del artesano, sino porque la madera tiene sus propios patrones naturales, que se van formando a través de los años con su crecimiento. 

De este modo, cada segmento del reloj resulta ser distinto al otro, debido a que en ellos se ven las vetas y las diferentes tonalidades de la madera. Por tal razón, al adquirir un reloj de este tipo, se tiene la mejor garantía de poseer una pieza original y sin posibilidades de replicarlo. 

Con el tiempo mejora su apariencia

Un árbol es capaz de contar su propia historia, debido a que los patrones que se forman en el interior de su tronco guardan relación con el tiempo de vida que tiene. Con los relojes de madera sucede algo similar, debido a que, aunque la madera no continúa creciendo, sigue experimentando una serie de cambios que se evidencian en la tonalidad de la pieza, la cual se vuelve más bella por cada año que transcurre. Por tal razón, los relojes hechos de madera son una valiosa herencia para pasar de generación en generación, ya que así, los distintos colores que ha ostentado, representarán a cada dueño que ha tenido.   

Versatilidad con los estilos de vestir 

Los relojes de bambú o madera combinan a la perfección con cualquier estilo de vestir, sin importar que éste sea casual o informal. En tal sentido, se pueden elegir modelos que vayan de acuerdo a la ocasión, aunque incluso hay algunos diseños que van bien con ambos vestuarios. 

Sin embargo, la recomendación es que las maderas de colores claros y con diseños coloridos, sean escogidas para complementar un vestuario para un momento casual; mientras que los tonos oscuros y un reloj con diseño delgado, son ideales para looks más formales.  

Son ligeros 

Podría pensarse que al utilizar madera maciza para fabricar los relojes, el resultado final será una pieza pesada e incómoda, pero lo cierto es que son bastante livianos y casi imperceptibles con respecto al peso. Esto se debe a que en algunos modelos, la correa es de piel, y los demás elementos se integran considerando también su ligereza. 

Son hipoalergénicos 

Materiales como el plástico y el acero tal vez contengan en su composición algunos químicos o aleaciones que pueden resultar irritables para las pieles que sean sensibles, llegando a causar incomodidad e incluso dolor. Sin embargo, la madera de los relojes muy pocas veces produce reacción alérgica, debido a la naturaleza de los mismos. 

Por otra parte, la madera es un elemento que al hacer contacto con la piel, la sensación es más cálida en comparación al metal, el cual se calienta, por lo que un reloj de madera no causará irritaciones cutáneas.

Consejos para el cuidado y mantenimiento de un reloj de madera

Los relojes de madera requieren más cuidados que los que están hechos de plástico o acero, debido a que son más frágiles y pueden romperse si son sometidos a tirones o golpes bruscos. Asimismo, la madera utilizada en la elaboración de los relojes es tratada con productos especiales para impedir que se desgaste, resistiendo así las salpicaduras de agua; no obstante, si son sumergidos o expuestos a condiciones muy húmedas por un tiempo prolongado, esto dañará el mecanismo del reloj y su funcionalidad.

Finalmente, el mantenimiento de un reloj de madera es muy sencillo, debido a que se puede limpiar con una toalla humedecida con aceite de oliva; esto aclarará su coloración y quitará la suciedad de la superficie. Y si la batería se agota, un relojero le hará el cambio en pocos minutos.