lunes, 28 septiembre 2020 19:49

Qué te puede pasar si te atiborras de cafeína

-

Según diversos estudios, más de la mitad de los españoles toman una taza de café al menos una vez al día, aunque la media de tazas de café por persona y día en nuestro país es de 4. Y es que aparte del despertador, muchos necesitan esta bebida para espabilarse de cara al resto del día. La cafeína es la causante de que nos llenemos de energía y nos sintamos con fuerzas para empezar el día.

No solo el café contiene este alcaloide. También muchos refrescos lo utilizan como uno de sus componentes. La cafeína estimula el sistema nervioso central, que nos da la sensación de darnos un impulso de energía. También es un diurético que ayuda al cuerpo a deshacerse de los excesos de agua y sal. La cafeína aumenta la liberación de ácido en el estómago que puede generar acidez. También puede interferir con la absorción de calcio en el cuerpo y aumenta la presión arterial.

Según el dietista británico Nigel Denby, hasta tres tazas al día de café pueden ser beneficiosas o neutrales. A partir de cuatro tazas el café puede tener efectos negativos en nuestro organismo. Aquí tenéis una lista de lo que puede causar el atiborramiento de cafeína.

1
Genera dependencia

Este punto es muy importante. La cafeína genera dependencia, es decir, hace que nos enganchemos a la bebida. Hay mucha gente que necesita café o Coca-Cola para poder vivir tranquilo, no es por el sabor o las burbujas, es por la propia cafeína. Al producir el efecto engañoso de ver que no nos cansamos, vamos consumiendo cada vez dosis mayores de cafeína. Esto permite aumentar el nivel de tolerancia.

Al final nos hacemos unos “Yonkis” de esta sustancia y no podemos vivir sin ella. De hecho, en algunos ámbitos catalogan a la cafeína como una droga psicoactiva que estimula el sistema nervioso central y genera dependencia. Es cierto que el nivel de estimulación es muy bajo en adultos, pero en niños puede afectar mucho más.

La buena noticia es que, si somos dependientes de esta sustancia, con estar 10 días sin consumir ningún tipo de bebida que la contenga, estaremos limpia y nos liberaremos de ese “mono” por tomarla.

Atrás