Compartir

Los andamios son estructuras muy útiles para los trabajos en altura pero hay que respetar la normativa de seguridad en todo momento, especialmente en condiciones meteorológicas adversas, para que no suponga un elemento de verdadero peligro, tanto para los operarios como para quienes transiten por la calzada.

Los responsables de la instalación de un andamio en una vía pública deben prestar atención, ya no solo a las piezas que lo componen, sino a los condicionantes que se den en el entorno.

Las condiciones climatológicas desfavorables es uno de los riesgos que más pueden afectar a la estabilidad y, por tanto, seguridad de una estructura compleja como la de los andamios.

Compañias como Alufase (empresa de scaffolding en Houston ) conocen de primera mano las precauciones a tomar con la instalación y cuidados de andamios puesto que en esta región se producen con cierta frecuencia efectos meteorológicos como huracanes o tornados.

Andamios y fenómenos adversos

Cuando se da este fenómeno, es normal encontrarnos noticias en las que se anuncian daños en la población y, en muchas ocasiones, se menciona la caída o el daño de algún andamio instalado en las calles.

Incluso, en algunas zonas del planeta, se forman tifones intensos que han hecho caer andamios y plataformas de trabajos de altura con mucha facilidad.

Por tanto, siempre se recomienda que ante previsiones de fenómenos se trate de desmontar estos dispositivos para prevenir mayores daños. En caso de que no dé tiempo para ello, las autoridades suelen acordonar la zona para evitar que pueda alcanzar a cualquier persona.

Lo esencial en estas circunstancias es que los operarios o cualquier otra persona se abstenga de subirse a estos dispositivos, puesto que no puede haber ningún movimiento en ellos para salvaguardar la integridad y seguridad de quienes lo usan.

De hecho, según el RD 2177/2004 apartado 4.1.6, modificación del RD 1215/97, los trabajos en altura (plataformas elevadoras, andamios, trabajos verticales, etc.) solo podrán efectuarse cuando las condiciones meteorológicas no pongan en peligro la seguridad y salud de los trabajadores.

También conviene resaltar que, en previsión de alguno de los fenómenos adversos, se retiren todos los elementos del andamio que, con la fuerza del viento o las precipitaciones, puedan caer al vacío.

En condiciones de frío extremo, los trabajadores deben utilizar una indumentaria especial para protegerse de las bajas temperaturas, así como realizar frecuentes paradas en lugares acondicionados o tapar las partes por las que pueda actuar con más fuerza las corrientes de aire. 

Subirse a un andamio tras una tormenta o lluvia

Una vez que se supera el fenómeno climatológico, los responsables de la instalación del andamio deben comprobar que la estabilidad se mantiene intacta y que todas las piezas no hayan sufrido ningún movimiento.

Los operarios deberán moverse con especial precaución, ya que el firme puede estar mojado o resbaladizo y suponer un verdadero riesgo para su integridad.

Alufase es una de las empresas de referencia a nivel mundial en el abastecimiento de andamios y otras plataformas para los trabajos en altura, comprometida con la seguridad de los trabajadores que los utilizan e incorporando los últimos avances en este ámbito para prevenir cualquier riesgo en su rutina laboral.