Quantcast

Qué es el PER

Iniciarse en el mundo de la bolsa y las inversiones es difícil, el análisis fundamental se basa en métricas como el PER, el Precio / Cash Flow, el Precio / Valor contable, el ROE, etc. Hay que partir siempre de unos conocimientos mínimos que nos permitan manejar los conceptos básicos. Debemos de saber exactamente cuál es el patrimonio con el que contamos para invertir y establecer una estrategia. Aquí nos centraremos en el desarrollo de uno de estos conceptos, el PER.

Cómo definimos el PER

Qué es el PER

Podemos definir el PER como una herramienta de valoración que nos puede ayudar a saber si una acción está sobrevalorada o no. Es un acrónimo del inglés Price to earnings ratio, podemos traducirlo como la razón entre el precio y los beneficios, ya que pone en relación estos datos financieros. De hecho es el primer dato que se mira al realizar una valoración de múltiplos.

Para calcularlo tenemos que dividir el precio por acción de una determinada empresa entre su beneficio por acción. Es un valor que indica cuántas veces están dispuestos a pagar los inversores el beneficio anual de una empresa. Es un sistema muy útil si quieres comprar acciones y tienes dudas entre dos compañías. A través del PER podrás saber cuál te aporta más beneficios por acción.

También se puede entender la relación precio/beneficio como el número de años de beneficio que tardarás en recuperar el dinero invertido en la compra de acciones de una determinada empresa. El PER es un valor muy útil a la hora de comparar empresas que se parecen ya que nos da en una única cifra una primera impresión sobre el grado de infravaloración o sobrevaloración de la empresa.

Los diferentes valores del PER

Qué es el PER

Al calcular la relación precio/beneficio obtenemos unos valores que se encuentran dentro de los siguientes rangos:

  • N/A: En el caso de una compañía con pérdidas, su PER será indeterminado. Es cierto que  se puede calcular un PER negativo, pero por convención se asigna uno indefinido a éstas empresas.
  • 0-10: En este caso puede ser que la acción se encuentra infravalorada o bien puede tratarse de la creencia de los inversores en que los beneficios de la empresa tienden al declive.
  • 10-17: Este es el PER que se considera normal para la gran mayoría de empresas.
  • 17-25: En este caso la acción puede encontrarse sobrevalorada pero también puede ser que los beneficios de la empresa hayan crecido desde que se publicaron los beneficios anteriores. También puede indicar que los inversores creen que en un futuro próximo los beneficios crecerán sustancialmente.
  • 25+: Una relación precio/beneficio de esta magnitud se puede deber a grandes expectativas de crecimiento de los beneficios futuros, o bien que la empresa se encuentra en el contexto de una burbuja financiera especulativa.

Limitaciones

Qué es el PER

Pero como prácticamente todos los datos, la relación precio/beneficio tiene una serie de limitaciones que debemos tener en consideración. Una de ellas es su uso para comparar compañías que operan en sectores diferentes, ya que las valoraciones y las tasas de crecimientos de las empresas  pueden ser muy distintas entre un sector y otro, a causa  de las diferentes formas en que las empresas reciben sus ganancias y a los diferentes ciclos económicos. Eso nos indica que solo se debería emplear el PER para comparar empresas del mismo sector.

Debemos tener en cuenta también que un PER alto no siempre significa que las acciones de una empresa estén sobrevaloradas, puede significar que existen altas expectativas. Es decir, que los inversores esperan que se dé un incremento de los beneficios en el futuro en comparación con empresas que tienen un PER más bajo.

Entre las limitaciones podemos considerar también que el PER no tiene en cuenta la deuda de una compañía, empresas muy endeudadas pueden cotizar a PER muy bajos.

No deberíamos utilizarlo como único criterio a la hora de invertir

Qué es el PER

Nunca deberíamos comprar acciones basándonos únicamente en su PER para no caer en las llamadas trampas de valor, empresas que parecen estar muy baratas, pero que en realidad no funcionan. Al valorar el PER de una acción debemos compararlo con el PER histórico de la empresa, el PER histórico medio del mercado, que ronda el número 15, así como el de su sector

A la hora de invertir debemos entender los modelos de negocio  de cada empresa, es decir, combinar el análisis financiero con un análisis cualitativo que nos permita determinar si la empresa en la que tenemos interés cuenta con ventajas sostenibles que garanticen su posición en el mercado y los beneficios a largo plazo. Los PER son estáticas y sólo reflejan una instantánea en el tiempo

Hablamos de PER actual (trailing PER) refiriéndonos al de los últimos 4 trimestres, mientras que el proyectado se refiere al que se prevé para el futuro. Un PER proyectado que sea menos que el actual indica que se cree que los beneficios van a subir. Podemos decir que en la bolsa, el PER es como una forma de medir las expectativas que hay sobre esa empresa.

Si te estás preguntando si debes hacer tu mismo los cálculos para conocer el PER, lo cierto es que no, Internet está repleto de páginas que incluyen estadísticas y ratios en las que puedes conseguir de manera fidedigna toda la información que necesitas.

Comentarios de Facebook