Compartir

En general, el verano es la mejor época para salir al campo y contemplar las estrellas y los planetas. Esas noches cálidas son perfectas para todos los aficionados, cuyo número no para de crecer en los últimos años.

Una de las grandes dudas que suelen tener los que comienzan en esta actividad es si necesitan un telescopio para aprovechar mejor las noches de observación. En principio, todo depende el objetivo que se persiga, ya que no es lo mismo centrarse en la luna o en las estrellas fugaces que intentar contemplar planetas y astros más lejanos. En cualquier caso, no está de más echar un vistazo la nueva web de www.todotelescopios.com.

Algunos consejos para empezar

Sea cual sea el equipo elegido, antes de salir conviene tener en cuenta algunos factores que son importantes para que la observación sea provechosa.

 

Encontrar las estrellas

Como todos sabemos, el cielo no permanece inmutable, sino que va variando cada día aunque no lo percibamos. Por esa razón, los principiantes pueden encontrar complicado orientarse para encontrar los cuerpos celestes que desean observar.

Por suerte existen herramientas de sobra para solucionar esta dificultad. Antes, los mapas celestes solo eran entendidos por los que tenían ciertos conocimientos previos, pero hoy en día cualquiera puede echar mano de aplicaciones, programas gratuitos o planisferios muy sencillos de manejar.

Entre las apps y programas más conocidos destacan Sky Maps y Stellarium. Igualmente, la web Heaven Above ofrece información muy completa, incluidos los planetas que habrá en el cielo, la trayectoria de los satélites e, incluso, la posición de la Estación Espacial Internacional.

Por su parte, los planisferios no son más que mapas celestes que se pueden mover poniendo la fecha y la hora en la que vamos a observar el cielo. Así, ofrece una completa información sobre lo que se va a poder ver esa noche. Además, se trata de unos mapas muy económicos.

 

Contaminación lumínica

Como hemos señalado, cualquier día del año es bueno para salir a mirar estrellas. En invierno, a pesar del frío, el cielo presenta un aspecto espléndido, mientras en verano tendremos el clima a nuestro favor.

Lo más importante, más que la fecha, es el lugar elegido para observar los astros. En principio, lo aconsejables es alejarse de cualquier población, ya que la contaminación lumínica va a impedir que contemplemos cualquier cuerpo celeste.

La mejor alternativa es, sin duda, la montaña. La oscuridad suele ser total y hay menos contaminación, lo que permite ver nítidamente todos el cielo. Otro lugar propicio es la playa, mirando siempre en dirección al mar.

 

¿Con o sin Luna?

Pues todo depende. Obviamente, si el objetivo es contemplar nuestro satélite es necesario que esté bien visible. Sin embargo, si pretendemos enfocarnos en otras zonas, como la Vía Láctea, la luminosidad de la luna va a afectar de manera negativa.

De esta forma, si deseamos observar cuerpos celestes situados en el cielo profundo, lo mejor es salir en noches sin luna o, como mucho, cuando se encuentra en cuarto creciente.

 

¿Y las estrellas fugaces?

Sin duda, el suceso más buscado por los aficionados son las estrellas fugaces. A pesar del nombre, estas no son más que desechos cósmicos que se queman al entrar en la atmósfera terrestre a gran velocidad.

Las noches en las que se producen las llamadas lluvias de estrellas ofrecen uno de los mejores espectáculos que la naturaleza nos proporciona. Además de las más famosas, como las Perseidas o la Leónidas, durante el año se producen otras lluvias espectaculares. Aquí solo trataremos esas dos, pero para los interesados, aquí tenéis las lluvias de estrellas de 2019.

Para salir a verlas no es necesario ningún tipo de equipamiento. Se contemplan a simple vista tratando de abarcar desde el punto de observación el mayor horizonte posible, ya que ningún telescopio sería capaz de seguirlas.

 

Las Perseidas, Julio 17 – Agosto 24

La mayoría de los aficionados consideran a las Perseidas, las populares “Lágrimas de san Lorenzo”, como la mejor lluvia de estrellas del año. Su Tasa Horaria Zenital se encuentra por encima de los 100 meteoros por hora, y los picos de actividad suelen ser espectaculares.

En 2019, las Perseídas se darán entre el 17 de julio y el 24 de agosto. En ese periodo, la mejor noche será la que va del 12 al 13 de agosto, con su pico sobre las 7:05. Si no puedes salir esa noche, la anterior y la siguiente también son perfectas.

Las Leónidas, Noviembre 6 – 30

El caso de las Leonida es diferente al anterior. Esta lluvia de estrellas tiene su pico, de hasta 100 meteoros por hora, cada 33 años. Dado que el último se dio en 2001, el siguiente no ocurrirá hasta el 2034. En cualquier caso, los 15 meteoros por hora de actividad media también ofrece un espectaculo muy interesante.

Las Leónidas de 2019 están previstas entre el 6 y el 30 de noviembre. La noche con más actividad será la del 17 al 18 de noviembre. Los cálculos indican que su pico se presentará el 18 a las 4:46 de la madrugada.