jueves, 24 septiembre 2020 14:58

Los pueblos más bonitos de la sierra de Madrid

El verano y las vacaciones ya parecen a muchos un recuerdo lejanísimo. La playa, el sol, el mar…Los días son cada vez más cortos y la rutina laboral ha vuelto a imponerse. Las próximas vacaciones se ven todavía muy muy lejanas. No obstante, los próximos meses, hasta las navidades, tienen unos cuantos puentes y sus fines de semana que podemos aprovechar para escapar de la monotonía cotidiana. Y, sin salir de nuestro país, podemos disfrutar de pueblos y rincones maravillosos.

Además, el ritmo vertiginoso de la capital, sus masas de gente, sus horarios de infarto…Nos piden paz, esparcimiento, aire limpio y un poco de campo. Y muy cerquita, a no más de dos horas, podemos encontrar todo eso. La sierra de Madrid está plagada de pueblos, aldeas y rincones que merece la pena visitar. Y, desde allí, a lo lejos, veremos Madrid como una mancha minúscula en el horizonte.

Buitrago de Lozoya

sierra-madrid-buitrago

Este pueblo de la sierra madrileña celebra en el mes de septiembre una feria medieval con mercado artesano y torneos de caballos. Aunque este año el evento ha sido cancelado, septiembre es igualmente un mes idóneo para disfrutar de los colores otoñales en los campos que rodean Buitrago de Lozoya. A apenas una hora en coche desde la capital de España, este pueblo es el único de la Comunidad de Madrid que conserva intacto su antiguo recinto amurallado.

Su sistema defensivo, de origen árabe, es uno de sus grandes atractivos junto a la muralla del siglo XI, el Puente del Arrabal, el Hospital y la iglesia de Santa María del Castillo. A la vera del río Lozoya se levanta este pueblo, repoblado por orden de Alfonso XI, que es un remanso de paz en el corazón de España. Tiene, además, un pequeño Museo Picasso con dibujos e ilustraciones del pintor donados por su barbero, nacido en este pueblo madrileño.

Cercedilla

sierra-madrid-cercedilla

Cercedilla es sin duda uno de los pueblos más emblemáticos de la montaña madrileña. Durante años fue lugar de descanso y veraneo tanto para las clases altas capitalinas como para los círculos artísticos e intelectuales. “Las noches de Cercedilla las llevo en mi soledad, y son la última linde que yo quisiera mirar”, escribió el poeta Luis Rosales.

Hasta el pueblo se puede llegar en tren de Madrid, y podremos así admirar su fabulosa estación de ferrocarril con sabor añejo. Pasear por sus calles y admirar los bellísimos paisajes y los palacetes montañeses es una experiencia inolvidable. Merece la pena visitar la calzada romana, la Ermita de Santa María y la fuente de los geólogos. 

Patones de Arriba

sierra-madrid-patones

Otro clásico de la sierra madrileña que no podemos dejar sin conocer. Situado al nordeste de la Comunidad de Madrid, Patones es un pueblo de arquitectura negra y edificios de pizarra. También las calles están empedradas de este material, y desde las mismas se disfruta de una privilegiada panorámica de las montañas circundantes.

Es un sitio prácticamente deshabitado y dedicado al turismo, con muchas de las casas antiguas reconvertidas en hostales y restaurantes. El conjunto del pueblo fue declarado Bien de Interés Cultural en el año 1999. En los alrededores abundan los vestigios de la prehistoria, incluyendo restos de la época paleolítica y de la edad de hierro y del bronce. Vale la pena visitar la antigua ermita, el Ecomuseo de la Pizarra, la Iglesia de San José, la fuente y el lavadero.

Rascafría

sierra-madrid-rascafria

Rascafría, a 1100 metros sobre el nivel del mar, se ubica en el Valle Alto de Lozoya, en el corazón del Parque Natural de Peñalara. Rascafría está rodeado de montañas, lo que lo convierte en un lugar privilegiado para la práctica del alpinismo y otros deportes de naturaleza. Muy cerca del pueblo se pueden visitar las piscinas naturales, que abren en verano, y el llamado bosque finlandés. 

De su patrimonio arquitectónico destaca el inconfundible y emblemático Monasterio de El Paular, la primera cartuja del Reino de Castilla, que empezó a construirse ya en el siglo XIV. Muy cerca está el imponente Puente del Perdón. En un paseo por el pueblo podrás sorprenderte con su ayuntamiento, de estilo neomudéjar, la Iglesia Parroquial de San Andrés Apóstol, del siglo XV, o La Casona del siglo XIV.

Torrelaguna

sierra-madrid-torrelaguna

El pueblo de Torrelaguna se sitúa en la conocida como Comarca del Jarama, muy próxima a la frontera con Guadalajara. Históricamente el pueblo es relevante por haber sido el lugar de nacimiento del Cardenal Cisneros, arzobispo de Toledo, primado de España y tercer inquisidor general de Castilla, perteneciente a la Orden Franciscana. Él mismo mandó construir varios de los monumentos más admirados del pueblo.

El Casco Antiguo de Torrelaguna ha sido declarado de hecho Conjunto Histórico-Artístico, y no es para menos. Ahí están, por ejemplo, su coqueta Plaza Mayor, la Iglesia Parroquial de la Magdalena, que data del siglo XV, la Abadías de las Madres Concepcionistas Franciscanas Descalzas o palacios señoriales como el Palacio de las Salinas. El pueblo sigue conservando su trazado medieval, lo cual le confiere un muy peculiar encanto.

Manzanares El Real

sierra-madrid-manzanares

Si nos ponemos estrictos, el pueblo de Manzanares El Real no debería estar en esta lista. No forma parte de la sierra, pero se levanta a los pies de la misma y tiene cierto aroma montañero. Una de las razones que le hace merecedor de una visita es su situación junto al Embalse de Santillana, formado por el río Manzanares. Mención aparte merece el imponente Castillo de los Mendoza, que es considerado el mejor conservado de toda la Comunidad de Madrid.

Miraflores de la Sierra

sierra-madrid-miraflores

Este pueblecito de la sierra tiene un entorno natural privilegiado. Está situado a medio camino entre el puerto de Canencia y el de La Morcuera. Es además un pueblo famoso por sus fuentes, como la Fuente del Cura o el humilladero de San Blas. Paseando por el centro de Miraflores de la Sierra podemos acercarnos a la plaza del Álamo o a la Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora. Para los aficionados al senderismo, hay infinitas opciones en las proximidades del pueblo.