Compartir

Se estima que para el 2030, uno de cada tres empleos podrá ser automatizado en España. En el caso de este país, uno de los sectores más afectados será el de servicios como contabilidad, secretariado, centros de gestión de clientes o los servicios postales, mientras que los menos afectados serán aquellos relacionados con la educación.

A medida que la automatización suceda, se espera que la presión en el mercado laboral incremente, y con ello la forma en que las personas puedan sostenerse y sostener la economía. Esta situación ha puesto a pensar a muchos expertos y una de las soluciones a este problema es la Renta Básica Universal.

Además del desempleo tecnológico que está generando la automatización, algunos expertos en industria tecnológica como el co-fundador de Facebook, Chris Hughes, consideran que la automatización pueda desestabilizar el mercado laboral e incrementar la brecha de desigualdad social.

Renta básica universal

De acuerdo al portal de finanzas FiFi Finance, la renta básica universal es una propuesta para resolver, en parte, el problema de la automatización.

La renta básica forma parte del Estado de bienestar, al igual que nuestra pensión y seguro de desempleo, con la diferencia de que la renta básica sería para cualquier persona.

Las principales características de la renta universal son, como su nombre lo indica, que es básica, incondicional, universal, automática, individual y como un derecho.

Lo anterior quiere decir que garantiza lo necesario para vivir una vida digna, es otorgada sin restricciones en el uso de ese dinero, es para todas las personas, se depositaría de manera regular y se garantizaría como un derecho.

¿Es realmente posible una renta básica universal?

El concepto de renta básica universal no es nuevo y desde siempre ha causado debates acalorados entre quienes la proponen y sus detractores. Quienes se oponen a la renta básica argumentan que mucha gente dejaría de trabajar y se volvería dependiente del Estado.

Además, quienes critican el carácter incondicional argumentan que las personas harían mal uso de esa renta y la gastarían en cosas innecesarias como alcohol. En este último punto, estudios del Banco Mundial realizados en 2014 han mostrado que no hay fundamentos para afirmar que las personas harían un mal uso de dicha renta.

Algunos de los multimillonarios y CEOs de empresas de tecnología que se han postulado a favor de la renta básica universal son Elon Musk (Tesla), Bill Gates (Mircrosoft) y Mark Zuckerberg (Facebook).

Por otro lado, historiadores como Rutger Bregman, los filósofos Philippe van Parijs y  Byung-Chul Han, así como el posible candidato por la presidencia en los Estados Unidos, Andrew Yang, entre otros politólogos, economistas y analistas debaten a favor de la renta universal.

Países que han intentado implementar una Renta Básica Universal

En los últimos años han existido varias iniciativas para implementar proyectos similares a la renta básica universal en diferentes partes del mundo. En España se lanzó la Iniciativa Legislativa Popular por una Renta Básica en 2014 y han surgido la Plataforma por la Renta Básica y la Coordinadora por la Renta Básica de las Iguales.

A nivel UE se hizo lo propio en 2013. Al rededor del mundo se han realizado experimentos con ideas similares al concepto de renta básica universal en Brasil, Argentina, Canadá y Finlandia. En este último, en 2015 se implementó un proyecto piloto de renta básica universal, el cual abandonó, no sin polémica, en 2018.

El debate sobre la renta básica como solución a la automatización sigue, contra reloj, esperando una respuesta. La renta básica universal requiere de liderazgos políticos responsables y un plan bien diseñado para que pueda funcionar. De lo contrario, la presión laboral se seguirá acumulándose sin saber a ciencia cierta hasta qué punto se podría llegar.