Compartir

Opel es uno de los fabricantes de automóviles de más larga tradición en el mundo que, durante este año, la marca celebra sus 120 años de automóviles. Atendiendo al consejo de sus hijos Carl, Wilhelm y Friedrich, Sophie Opel decidió empezar a producir automóviles en 1899, cuatro años después del fallecimiento del fundador de la empresa, Adam Opel. Lo que comenzó en un garaje de Rüsselsheim am Main con 65 “coches Opel a motor con patente Lutzmann” fabricados a mano es hoy un fenómeno de masas que ha producido ya más 70 millones de vehículos. Opel defendió desde el principio que la producción debía ser tan eficiente como fuera posible para que los automóviles tuvieran un precio asequible. Por ejemplo, Opel se convirtió en 1924 en el primer fabricante alemán que introdujo la cadena de montaje en su fábrica, lo que contribuyó al éxito de ventas del Opel 4/12 CV “Laubfrosch” y, posteriormente, de todas las variantes del Opel 4 CV, que se convirtió en un éxito de ventas. Ya en la década de 1930, la empresa de Rüsselsheim producía vehículos económicos y de avanzada tecnología como el Opel P4 y el Kadett (con carrocería autoportante). Los vehículos fabricados en Alemania y la ingeniería alemana se convirtieron así en productos asequibles y accesibles al gran público. Opel se mantuvo fiel a su impulso democratizador de la movilidad cuando desarrolló su primer automóvil deportivo: el Opel GT, un vehículo de ensueño que se comercializó en 1968 a un precio asequible.

La marca ha jugado un papel fundamental en todos los segmentos del mercado con modelos como el Opel Kadett, el Rekord o el Kapitän, que fueron protagonistas del período de reconstrucción y el milagro económico alemán tras la Guerra Mundial. Luego vendrían modelos como el Opel GT, el Manta y el Monza. En los años 80 y 90 del siglo XX, los modelos Corsa, Astra y Zafira fueron auténticos superventas y se convirtieron en símbolos de la reunificación del país. Tras la caída del Muro de Berlín y la inauguración de la fábrica de Eisenach, la popularidad de Opel alcanzó niveles sin precedentes. Entre 1992 y 1998 se produjeron 4,2 millones de vehículos de la primera generación del Astra, lo que supuso un récord histórico para Opel. En la actualidad, la empresa de Rüsselsheim mantiene una fuerte implantación en la sociedad y sigue ofreciendo tecnologías que, por lo general, están reservadas para vehículos más caros. Soluciones tan innovadoras como los faros matriciales IntelliLux LED® del Astra (Coche del Año en Europa en 2016) y el Insignia, los asientos ergonómicos activos con certificado AGR (disponibles en numerosos modelos) o la amplia gama de sistemas de asistencia para mejorar la seguridad y el confort (en toda la gama) son características distintivas de Opel. 

Celebración en el Circuito del Jarama

Para celebrar este 120 aniversario, la dirección de Opel para España y Portugal, ha traído desde el Museo de Opel en Alemania al Circuito del Jarama, en Madrid, varios modelos entre los que encontraba el “Chopard”, primer coche de carreras de Opel, fabricado en 1903, así como el “Ascona, de 1975; el “Kadett” de 1965; el “Commodore”, de 1972 y el

“Kadett C”, conocido como “La Viuda Negra”, de 1966, con el fin de los representantes de los medios informativos relacionados con el motor pudiesen probarlos, dando varias vueltas al Circuito. Una excepcional experiencia al conducir unos vehículos que, alguno de ellos conquistó varios rallyes, pilotados por estrellas del deporte automovilístico.