Compartir

Según las últimas estadísticas, los ahogamientos infantiles se han convertido ya en la segunda causa de fallecimiento de niños en España. Un 50% de estos fallecimientos se producen en piscinas privadas. Datos que demuestran el grado de concienciación que debemos tener para frenar este grave problema que se acrecienta especialmente durante los meses estivales. 

Piscinas, playas, lagos o ríos son los lugares favoritos en los que se mueven muchas familias en verano. Son precisamente en estos lugares en donde hay que alertar sobre la importancia de las medidas de seguridad. Y, para ello, la Asociación Nacional de Seguridad Infantil ha vuelto a poner en marcha durante este verano la campaña “Ojo, peque al agua”, que se cierra en los próximos días. 

Campaña de prevención de ahogamientos infantiles

Esta campaña de prevención de ahogamientos infantiles nació en el año 2017 con la intención de alertar sobre la importancia que tiene la seguridad en los espacios de baño. Una campaña que surgió a raíz de unos datos realmente demoledores, ya que los ahogamientos infantiles superan, incluso en la actualidad, las cifras de mortalidad de niños en accidentes de tráfico. 

Una campaña que tiene como fin principal tratar de reducir a cero la cifra de niños fallecidos por ahogamiento. Sobre todo, si tenemos en cuenta que el 99% de los ahogamientos infantiles podrían ser evitados si se tomaran las medidas de seguridad necesarias en los espacios anteriormente mencionados. 

No obstante, aún queda mucho trabajo por hacer a la vista de los resultados de las tres campañas anteriores aunque, al menos en este 2019, la cifra de niños fallecidos por ahogamiento ha bajado.

Normas y consejos de prevención de la campaña “Ojo, peque al agua”

Los resultados de este año, a pesar de seguir siendo altos, han bajado gracias a una mayor concienciación entre la población. Además, el conocimiento que a través de “Ojo, peque al agua” hemos tenido de una serie de medidas y normas preventivas, ha posibilitado esta reducción en la tasa de fallecimientos infantiles. 

Algunas de estas normas preventivas aluden al hecho de vigilar de forma constante a los niños, en especial a los más pequeños, siempre que estos se encuentren en el agua. Esto es algo que parece obvio, pero no lo es. Son muchos los casos en los que un solo despiste puede acarrear una tragedia. La posibilidad de ahogamiento puede darse en cualquier momento y circunstancia sin necesidad de encontrarse el menor a mucha profundidad. 

Para evitar este tipo de riesgos, los padres podrían no solo vigilar a sus hijos, sino también bañarse con ellos y participar de sus juegos. Una fórmula que permite establecer un grado de protección mayor y que servirá para que el niño se sienta incluso más seguro en el medio acuático. 

Por otro lado, la campaña “Ojo, peque al agua” alerta también de la necesidad de hacer caso en todo momento a las señalizaciones que en materia de seguridad que existen en playas, piscinas, lagos y ríos. Por supuesto, también es indispensable prestar atención a las indicaciones del socorrista

Una figura esta última que, afortunadamente, cada vez cuenta con un mayor grado de profesionalización. Ahora podemos encontrar socorristas especializados en socorrismo preventivo y asistencial tanto en playas como en todo tipo de instalaciones acuáticas. Una formación que resulta indispensable también para reducir el número de fallecimientos por ahogamiento infantil. 

Las normas de la campaña también advierten de educar en prevención a los más pequeños. Una educación que no solo consista en enseñarles a nadar y a actuar ante situaciones de riesgo, sino también para que sean conscientes del peligro que puede suponer bañarse en zonas con demasiada corriente o con el suelo muy irregular. 

Los padres también deben ser conscientes de que un flotador o unos manguitos no son elementos de seguridad al cien por cien, ya que por sí mismos no bastan para evitar riesgos. La principal medida de seguridad es estar siempre muy atentos y no perder de vista en ningún momento a los pequeños cuando estén en el agua. 

Toda prevención es poca

La campaña “Ojo, peque al agua”, que cerrará en breve por este año 2019, trata de alertar a los padres que toda prevención es poca para evitar el fallecimiento por ahogamiento entre los más pequeños. La idea es concienciar de tomar en cuenta todas las normas y consejos preventivos para el cuidado de los niños. 

Sin ir más lejos, se estima que apenas se necesitan poco más de 20 segundos para que un niño fallezca en el medio acuático. Un pequeño despiste a la hora de mirar el móvil o estar leyendo un libro puede ser vital. De ahí la necesidad de estar siempre pendiente de los niños, incluso aunque estos vayan provistos de flotadores o manguitos para flotar. 

“Ojo, peque al agua” es una campaña que ha promovido un decálogo de seguridad infantil tanto para la piscina como para la playa. Decálogos que vienen acompañados de tips preventivos que pòdemos conocer en las redes sociales de la propia campaña (Twitter, Instagram y Facebook). 

“Ojo, Peque al Agua” ha contado para este año con la Asociación Nacional para la Seguridad Infantil (ANSI), SegurBaby Seguridad Infantil y el Instituto Balear de Emergencias Grupo IBE como patrocinadores. 

A su vez, cada vez son más las empresas, estamentos y plataformas que se suman a esta campaña a modo de colaboradores. Entre ellos, los servicios de emergencias 112, Protección Civil, la Armada Española, Deportes Cuatro, el diario ABC, la Guardia Civil, Policía Nacional, Cruz Roja Española, Antena 3 y muchos más. 

Para el próximo año, se espera que esta campaña pueda volver a reducir el número de niños fallecidos por ahogamientos en las playas, piscinas, lagos y ríos de nuestro país. Una campaña que seguirá concienciando y educando a la sociedad mediante todo tipo de consejos a través de sus redes sociales. 

Es hora de prevenir y de seguir todas las medidas de seguridad que nos proponen desde “Ojo, Peque al Agua”.