Compartir

Las rebajas de verano empiezan oficialmente este lunes 1 de julio y se alargarán hasta el 31 de agosto, aunque ya hace semanas que algunas marcas están anunciando descuentos y promociones en sus productos. Para planificar y organizar las compras y evitar el despilfarro, Neus Soler, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), experta en marketing, propone un decálogo de buenas prácticas que hay que tener en cuenta antes y durante los días de rebajas:

1Preparar una lista, hacer un presupuesto y comprobar que todos los productos rebajados son artículos expuestos con anterioridad

Es necesario hacer una lista de lo que realmente necesitamos. El primer paso es identificar aquello que ya tenemos y lo que realmente nos hace falta. Si se destina a las rebajas un presupuesto cerrado, se podrá repartir mejor la cantidad dedicada a estas compras e ir a ellas con unos objetivos claros y realistas.

El consumidor potencial debe pensar qué cantidad máxima puede gastar y tiene que ceñirse a ese presupuesto. En la etiqueta de cada producto debe figurar el precio anterior y el rebajado o el porcentaje de descuento.

Atrás