Quantcast

El lado negro de Zoom, Google Meet y las videollamadas

Este 2020, al que apenas le quedan unas semanas, nos hemos tenido que acostumbrar a formas de socialización que jamás habríamos imaginado. Por fuerza mayor, no nos quedó más remedio que hacer vida social con una pantalla de por medio. Videollamadas y aplicaciones de juegos a distancia quedarán en nuestra memoria como características de este año fatídico 2020. Y, por supuesto, como no podía ser de otra forma, este fenómeno social acarrea también sus problemas y su lado oscuro.

Ya bastante oscuro y problemático es de por sí no poder juntarnos y abrazar a los nuestros como para que haya todavía más implicaciones negativas de este fenómeno. Pero las hay, y de una naturaleza y un calado que jamás habríamos imaginado. Desde problemas de seguridad informática y el peligro de los hackers hasta un incremento de las operaciones de cirugía estética. ¿Acaso no te lo crees?

Dismorfia Zoom

videollamadas

En Estados Unidos se ha registrado una cifra récord de operaciones cosméticas tras el confinamiento. Un estudio sobre el tema sugiere que detrás de este inesperado boom de la cirugía estética podrían estar las muchas horas pasadas en Zoom. Demasiado tiempo mirándose uno a sí mismo acaba desembocando en una insatisfacción con el propio estado físico. Los cirujanos estadounidenses no dan abasto para remediar el descontento de los usuarios de videollamadas con su cuerpo. 

Las operaciones más comunes en estos meses pospandemia han sido las de nariz y los lifting faciales para hacer desaparecer las arrugas. Algunos expertos ya han calificado este fenómeno como “dismorfia Zoom”. Los datos de Google no engañan al respecto. Este año de confinamiento se han disparado las búsquedas sobre tratamientos contra las arrugas, el acné y la pérdida de pelo. 

 

Comentarios de Facebook