Compartir

Este recurso permite recordar los datos profesionales para localizar de una forma más fácil que con las herramientas digitales


La digitalización y las nuevas herramientas TIC están haciendo desaparecer muchos de los recursos profesionales utilizados hasta la entrada de la tecnología en el mundo empresarial. Linkedin, Facebook, Twitter,… son algunas de las plataformas que las compañías y los empleados utilizan para promocionarse profesionalmente. Y con un notable éxito. Sin embargo y a pesar de su implantación y generalización, existe un recurso profesional que todavía goza de salud. De muy buena salud. Estamos hablando de las tarjetas de visita.

 

¿Cómo han podido sobrevivir estas tarjetas a la revolución digital? Esta pregunta tiene una fácil respuesta: una tarjeta de visita permite localizar a una empresa o a un profesional de una forma más fácil que Internet. Esta es, sin ninguna duda, el mayor atractivo que tiene este recurso profesional que ha seguido vivo desde sus orígenes, allá por el siglo XV, en China.

 

Por ello, las tarjetas de visita tienen su importancia en el ámbito profesional y ninguna compañía puede permitirse el lujo de no tener ni de dejar de facilitar tarjetas a sus trabajadores. Estaría perdiendo la posibilidad de establecer contactos profesionales nuevos y, por tanto, de aumentar su productividad y rentabilidad.

 

Con todo esto, vamos a enumerar algunos de los puntos clave que han hecho que las tarjetas de visita sea un elemento especialmente importante en el mundo empresarial:

  1. Es la carta de presentación de una persona. Como su nombre indica, la tarjeta de visita o de presentación es la primera toma de contacto que tiene una persona de otra a la hora de hacer networking. Las relaciones, tanto personales como profesionales, se forjan en el cara a cara y es en ese momento en el que están presentes las personas cuando la entrega de una tarjeta de visita tiene un efecto poderoso. Nadie va a rechazar tu tarjeta de visita.
  2. Facilidad de contacto. En un encuentro profesional o en una conferencia donde se reúnen varios profesionales se crean contactos. En estas situaciones y cuando se quiere alargar la comunicación en el tiempo y en el espacio de unos con otros lo idóneo es entregar una tarjeta de visita, ya que no es el momento adecuado para facilitar una dirección web o un perfil de Linkedin. La tarjeta de visita es la que triunfa en estas situaciones gracias a que es más directa y rápida.
  3. Mejora la imagen profesional. Las tarjetas de visita ayudan a mejorar la imagen de marca de cualquier empresa o profesional. Cuando estamos en un encuentro profesional y se produce un intercambio de tarjetas de visita entre los profesionales y hay alguien que no tiene da una imagen poco profesional y puede, incluso, quitar prestigio. Evitar esta situación es una obligación por parte de las compañías.

 

Estas tres características son las que han hecho que las tarjetas de visita o de presentación continúen siendo un elemento clave en los entornos profesionales. Sin embargo, no todas las tarjetas de visita son iguales ni están bien diseñadas, algo fundamental para generar el impacto positivo que deseamos. Por ello, a la hora de diseñar una tarjeta de visita debemos tener en cuenta algunas claves, tal y como podemos ver en este blog y que os resumimos a continuación:

  1. Tarjeta personal vs Tarjeta de empresa. Según el tipo de tarjeta, la información contenida en ella debe ser diferente. Así, en las primeras, hay que incluir el nombre, la profesión, el domicilio, el móvil y el email. Además, en caso de tenerlas, también es conveniente incluir una red profesional de contacto o una web. Incluso es recomendable introducir una foto. Por su lado, la tarjeta de empresa debe incluir el nombre y logo de la misma, junto con sus colores corporativos. Además de los datos de contacto también es conveniente incluir un slogan que identifique a la empresa. En el caso de que la tarjeta de empresa esté personalizada para un trabajador hay que incluir su cargo.
  2. Utilizar el papel adecuado. Es conveniente utilizar un papel de cierto grosor y calidad para que la tarjeta no se rompa con facilidad. El papel puede ser rugoso, brillante, transparente e incluso puede tener diferentes acabados. Hoy en día, la impresión digital ofrece una excelente calidad a unos precios muy económicos.
  3. La forma y medida de la tarjeta. Una tarjeta puede tener múltiples formas. No existe una mejor u otra peor. Existen redondas, cuadradas, rectangulares,… En este aspecto, lo único recomendable es que las medidas permitan que la tarjeta se introduzca con facilidad en una cartera.

 

Con todo lo mencionado más arriba ya tenemos los aspectos clave de una tarjeta de visita. Para diseñarla e imprimirla podemos acudir a empresas que operan en el entorno online como www.imprentaonline.net, una empresa que ofrece difere