Quantcast

El invento de KFC para agradar a los que le dejan malas opiniones

KFC, la cadena de comida rápida, acaba de lanzar una novedosa y original campaña publicitaria. Una forma rápida y sorprendente de reaccionar a las malas opiniones y críticas de los consumidores descontentos con su comida y su servicio. “Mucho por muy poco”, es el nombre de la campaña publicitaria, y ya se ha ganado los elogios de los publicistas más creativos.

Detrás de la misma está la agencia PS21. Todo empezó en Google Reviews, donde varios clientes escribieron valoraciones muy negativas sobre los restaurantes KFC en Madrid. La empresa, además de empapelar la ciudad con carteles que reproducen dichas críticas, se ha puesto a buscar a esos consumidores descontentos para recompensarles. 

Productos gratis

Tras varios días de búsqueda y gracias al apoyo de cientos de usuarios en redes sociales, KFC ha encontrado a uno de esos clientes insatisfechos y le ha agasajado con una experiencia repleta de pollo. “Yo creía que era una broma, pero luego vi el comentario de KFC y decían que me iban a dar mucho por muy poco”, explica Ignacio en la pieza que relata cómo la cadena de restaurantes ha cumplido con su promesa.

Tal y como se puede observar en la creatividad, la marca se puso en contacto con él, lo recogió en su domicilio y lo llevó a uno de los restaurantes de la compañía. Allí puedo probar los nuevos snacks del menú que forma parte de la oferta de productos que cuestan entre 1 y 3 euros.

La campaña “Mucho por muy poco”, creada por la agencia PS21, tiene el objetivo de regalar a los consumidores que dieron a la marca una mala reseña en Google sus nuevos snacks. KFC se puso a buscar a tres usuarios en específico que valoraron a la empresa con una sola estrella para obsequiarles con productos gratis. 

Pablo Calavia, Senior Communication Marketing Manager de KFC Iberia señaló que “somos conscientes del poder de las reseñas en la toma de decisión de los consumidores. Por eso, hemos trabajado en esta iniciativa centrada en el ámbito digital que sigue nuestra estrategia transversal en la que los consumidores son los protagonistas. El objetivo de esta campaña es poner en valor la experiencia entorno a KFC, al mismo tiempo que se dan a conocer los nuevos snacks mediante un concepto original que pone el foco en clientes descontentos”.

Estrategia digital

Para lograr todo esto, KFC activó una estrategia digital en sus canales de redes sociales. A través del hashtag #MuchoPorMuyPoco puso en marcha un concurso con el que animaba a su comunidad de usuarios a escribir una respuesta a los comentarios con baja puntuación y opiniones negativas. Además, la campaña también contemplaba acciones offline, por lo que la compañía fijó carteles en las calles de Madrid con los que reclamaba la ayuda y colaboración de los ciudadanos para localizar a los tres clientes que habían escrito malas reseñas.

En pocos días la empresa consiguió resultados más que considerables. Hasta un millón de interacciones y 14 millones de impresiones en redes sociale. Sin embargo, más allá de las cifras, la marca se enorgullece de haber devuelto a sus clientes la confianza en KFC. Ignacio, uno de los insatisfechos, publicó en Twitter una nueva reseña mejorando su puntuación y opinión respecto a los productos del restaurante. De esta forma, la compañía pretende hacer ver que el consumidor está en el centro de su estrategia. Y precisamente esa es la clave para conectar directamente con la audiencia y mejorar el engagement.

Comentarios de Facebook