Compartir

Estamos ya en plenas vacaciones de verano para gran parte de la población. La DGT prevé que se van a desarrollar más  de 90 millones de desplazamientos en coche, desde que puso en marcha el dispositivo especial de vigilancia, el pasado 28 de junio, hasta el final del periodo vacacional en septiembre. De hecho, solo en agosto próximo se han previsto 47 millones de desplazamientos. Con tanto vehículo en nuestras carreteras, es de prever una gran cantidad de incidentes, algunos graves y otros, afortunadamente, no tanto.

En un mundo ideal, la mayoría de los accidentes de tráfico sin daños personales, se resolverían con el parte amistoso de accidentes pero, como por diversas circunstancias esto no puede ser así, es mejor saber como actuar en caso de siniestro.  En este sentido, Sixt,  uno de los grandes actores europeos en alquiler vacacional de vehículos a  corporaciones  y referente en movilidad,  recomienda siempre llamar a la policía o Guardia Civil, pues en caso de accidente, la forma más rápida de actuar es rellenar el parte amistoso, firmarlo y enviarlo a la aseguradora. El problema es que esto, sólo sirve cuando hay acuerdo entre las partes. Pero cuando no lo hay, es mejor llamar a la policía para que intervenga, porque en caso de duda, la aseguradora se apoyará en el informe o atestado policial.

Pero no siempre la policía está obligada a acudir al accidente, porque puede que existan otras prioridades que les impida personarse en el lugar del incidente. Cuando sí está obligada a acudir, es cuando haya heridos de consideración,  y en este caso, estará obligada a levantar atestado. También, será obligada su presencia cuando los daños materiales superen los 80.000 euros, cuando uno de los conductores se niegue a facilitar sus datos o se dé a la fuga.  Así mismo,  acudirá cuando uno de los conductores pudiera estar bajo los efectos del alcohol o drogas.

Sixt  también recomienda que se anote la matrícula del contrario nada más tener el accidente, o hacerle una foto con el móvil  y, si fuera posible, anotar datos de los implicados e incluso, apuntar las identidades de los posibles testigos.

Por suerte, en la mayoría de estos siniestros podremos contar con la ayuda de la policía, que levantará atestado: un instrumento oficial en el que los funcionarios de la policía judicial hacen constar las diligencias que se practican para averiguar y comprobar un hecho grave, documentando los hechos ocurridos, haciendo constar las declaraciones de los concurrentes y testigos e incluyendo informes realizados y todas las circunstancias que se hubiesen observado y que pudiesen constituir indicio de delito.

No obstante, siempre que acuda la policía,  aunque no concurra ninguna circunstancia grave, se podrá contar con el “informe policial” para apoyar el parte que se aporte a la compañ´ía aseguradora. Este informe es de gran importancia cuando el vehículo sea de alquiler, ya que permitirá descartar ante la aseguradora que, en caso de daños importantes en el vehículo, se haya tratado de una negligencia por parte del cliente.

Sixt también recomienda que cuando haya daños importantes, además, en el momento de la devolución del vehículo, se informe al personal de la oficina, para que se pueda efectuar una valoración conjunta del estado del coche.

El  Director General de Sixt España, Estanislado de Mata así lo recomienda: “Se abre un escenario vacacional en el que muchos coches están circulando en las carreteras españolas. Recomendamos a nuestros clientes que, en caso de siniestro llamen a la policía. Su atestado o informe será de una gran importancia a la hora de solventar incidentes y, para nosotros, de una gran ayuda de cara a la ejecución de las diligencias posteriores y que éstas, se lleven con la mayor rapidez y menor número de molestias para los usuarios de nuestros vehículos”.

Hay que señalar que la flota de Sixt, cuenta con una amplia gama de vehículos altamente equipados y que son renovados cada 6 meses, con el objetivo de que el cliente sepa que con Sixt, siempre conducirá  un vehículo casi de estreno. Todos ellos van asegurados, aunque el cliente siempre puede mejorar sus condiciones de servicio, ampliando las coberturas para estar tranquilo ante cualquier eventualidad que pudiera ocurrir.