Compartir

El maratón es una carrera de larga distancia en el que los participantes tienen que recorrer una distancia convencional de 42,195 kilómetros. Este deporte de resistencia se encuentra alejado del foco mediático de otros como el fútbol o el baloncesto, cuya presencia es habitual en los anuncios de bonos de apuestas en televisión. Un segundo plano que vuelve a reflotar gracia a la gesta de extraterrestres como Eliud Kipchoge, atleta keniano de 33 años que ha conseguido en la última prueba celebrada en Berlín el primer récord mundial de la historia por debajo de las 2h 2m. Una marca astronómica con la que ha rebajado en 1m 18s la anterior plusmarca de su compatriota Dennis Kimetto en 2014.

Eliud Kipchoge es considerado como uno de los mejores maratonianos de la historia. Un atleta disciplinado y humilde que no cree en los límites del ser humano. Una ambición que demostró en el autódromo de Monza, en Italia, durante 2017 en un reto organizado por Nike, firma deportiva estadounidense donde el keniano se ha convertido en un auténtico icono mundial. El objetivo era bajar de las dos horas en la carrera de 42.195 metros y Kipchoge alcanzó una marca de 2h 00m 25s, es decir, el maratón más rápido de la historia. Sin embargo, el tiempo no se consideró récord del mundo porque no se trataba de una prueba homologada.

El keniano de 33 años ya había demostrado que no tenía límites y con esa actitud se presentó el pasado 16 de septiembre en el maratón de la capital alemana. Su único objetivo era convertirse en el primer hombre en completar una carrera de larga distancia por debajo de las dos horas. Hace tres años lo intentó en esta misma ciudad, sin embargo, la mala fortuna hizo que la plantilla de una de sus zapatillas se le despegase en mitad de la carrera. Una mala suerte que le volvió a acompañar el pasado año con la presencia de la lluvia, una meteorología adversa con la que hizo un tiempo de 2h 03m 32s.

Unas condiciones inmejorables

Un cuarto intento en la capital alemana en el que, por fin, le acompañó la suerte necesaria. Con un sol radiante y una temperatura media de entre 19 y 20 grados, el circuito llano de Berlín con sus largas avenidas con escasas curvas se encontraba en las mejores condiciones para que Eliud Kipchoge diera el paso definitivo para convertirse en un superhombre. 2h 01m 39s después del comienzo del maratón, el keniano de 33 años cruzó la meta en la Puerta de Brandeburgo batiendo el récord del mundo que estableció su compatriota Dennis Kimetto en esta misma prueba durante 2014. Un atleta de otro planeta que suma once maratones, diez victorias, un oro olímpico en Río de Janeiro 2016 y que ahora añade a su palmarés un récord del mundo.

Un registró que quedará en la historia y que tardará mucho tiempo en batirse, como ocurre con los récords mundiales de Usain Bolt en los 100 y 200 metros. Aunque la ambición de Eliud Kopchoge no descansa y nada más terminar la maratón de Berlín dejó constancia de que seguirá intentando su verdadero objetivo, completar una prueba en menos de dos horas: “Estoy increíblemente contento por finalmente haber corrido el récord mundial pues nunca dejé de creer en mí mismo. Correr menos de dos horas y dos minutos fue simplemente sorprendente y creo que aún puedo ir debajo de eso con unas condiciones tan buenas”, agregó el atleta keniano.