Compartir

El Director General de la Fundación Línea Directa, Francisco Valencia, ha dado a conocer el estudio “Smartphones: el impacto de la adicción al móvil en los accidentes de tráfico”, realizado por esta Fundación,  en colaboración con el Instituto Universitario de Investigación de Tránsito y Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (INTRAS), que ha hecho saltar todas las alarmas. El informe, que estima por primera vez el número de fallecidos y de accidentes, debidos al uso indebido del móvil, concluye que este mal hábito habría podido causar la muerte de 390 personas al año.

Estas cifras convierten el uso del Smartphone en una de las principales causas de mortalidad en carretera, a la altura del exceso de velocidad o del consumo del alcohol. De hecho, la distracción con el móvil causaría cada año más del 20% del total de los fallecidos en accidente de tráfico y, casi 8.000 accidentes con víctimas.

Por primera vez en España se aportan cifras de fallecidos por causa del móvil en los accidentes de tráfico, una de las fuentes de distracción más preocupantes cuando se habla de Seguridad Vial.

Así, la Fundación Línea Directa estima que se producen al año casi 8.000 accidentes con víctimas por el uso indebido del Smartphone, en los que habrían muerto 390 personas, más del 20% del total de los fallecidos en carretera, lo que coloca al móvil como una de las principales causas de mortalidad por accidente de tráfico en España.

Pese a las campañas de sensibilización, 13 millones de conductores, el 48,2%, admiten utilizar el móvil mientras conducen y unos 600.000, reconocen “ser adictos al Smartphone” y “no poder dejar de mirarlo” mientras conducen.

Aunque parezca increíble, casi 2 millones de automovilistas,  un 7%, reconocen haberse hecho “selfies” conduciendo; una cifra que en el caso de chatear por WhatsApp, se eleva hasta los 10 millones, el 37%.

Aún existe mucho desconocimiento: 11 millones de conductores, el 40,5%, ignoran la normativa sobre el uso del Smartphone al volante, que acarrea una sanción de 200 euros y eliminación de 3 puntos del permiso de conducir y, alrededor de 320.000 creen que está permitido usar, sin manos libres, el móvil mientras se conduce.

El volumen de sanciones se dispara: en los últimos cinco años, se han impuesto casi un millón de sanciones por usar el móvil durante la conducción, y se han retirado 2,8 millones de puntos en el carné de conducir.

En las regiones de España, Murcia, Galicia y la Comunidad de Madrid son las comunidades donde los conductores reconocen usar más el móvil al volante y, donde menos se utiliza es en  Asturias, Extremadura y La Rioja.

Para acabar con este problema de seguridad vial, un 89% de los españoles son partidarios de considerar el uso del móvil como un delito, si se produce un accidente por su utilización. Otras propuestas son, realizar controles específicos de policía, un 87%, apostar por la retirada del carné de conducir por reincidencia, el 86% y realizar cursos específicos contra la adicción al móvil, un 84% de los encuestados.