Compartir

 

Auge de las inversiones alternativas por la facilidades que ofrecen al inversor. El crowdlending ofrece al inversor el mejor binomio rentabilidad – riesgo del mercado.

 

La palabra crowdlending proviene de la fusión de los términos ingleses crowd, que significa multitud y lending que significa acción de prestar. El crowdlending es una modalidad de inversión, enmarcada dentro de las inversiones alternativas, en el que un grupo de personas prestan un dinero, ya sea a particulares o a empresas, para obtener un determinado interés o retorno de la inversión. Básicamente, se puede resumir como una inversión de capital por parte de un grupo de personas que buscan ayudar y generar un beneficio económico.

 

Este tipo de inversión ha crecido muy rápidamente en los últimos tiempos debido a una serie de causas. En primer lugar, es una de las inversiones que presentan mejor relación en el binomio rentabilidad – riesgo, debido a lo relativamente sencilla que es y a la fácil accesibilidad. Otro punto que la hace atractiva es la cantidad de capital que necesitas ya que no es necesario una gran suma de dinero para iniciar. Además, es un activo descorrelacionado con otros activos clásicos de renta fija y variable.

 

También es importante tener en cuenta que se trata de una forma de financiación e inversión independiente de los sistemas bancarios tradicionales, por lo que se evita una serie de requisitos que en el anterior sistema si hacía falta cumplir.

 

Este tipo financiación presenta múltiple ventajas con respecto a otros tipos de inversiones alternativas. La primera es la facilidad, a día de hoy invertir en P2P es fácil, sencillo y accesible para todos. Aunque cada plataforma de inversión sea diferente, todas comparten una serie de variables comunes que ayudan a evaluar los préstamos en los que se invierte como, la rentabilidad, el plazo o el nivel de riesgo. Además, la mayoría proporcionan una serie de herramientas que facilitan y automatizan la inversión, lo que unido a una interfaz sencilla, ayuda a realizar la inversión.

 

Otro punto a destacar en este tipo de financiación es la posibilidad de utilizar la herramienta de autoinversión. Esto nos permite delegar el trabajo de invertir en un algoritmo sencillo que se basa en las características que a priori se definen. Esta opción implica que el tiempo que se le dedica a la inversión es muy bajo por lo que se genera un beneficio prácticamente sin esfuerzo. Además, el crowdlending ofrece unos intereses mayores a los de la banca, por lo que invertir en ello nos va a proporcionar un beneficio mayor.

 

El crowdlending ofrece inmediatez, es decir, se puede ver como crece nuestra inversión a tiempo real. Esto conlleva un efecto positivo en el inversor, por lo que fomenta el ahorro y la inversión en el futuro. Esto no solo ocurre con este tipo de financiación pero sí que es posible que sea probablemente la más gratificante en este aspecto. Además, el crowdlending utiliza el interés compuesto, que tiene el potencial para ayudar a crecer exponencialmente la inversión.

 

En el actual panorama, existen varios tipos de crowdlending por lo que escoger cual es la que cubre las necesidades deseadas es complicado. Por ello, es imprescindible antes de invertir hacer un análisis a través de un comparador de plataformas de crowdlending. No obstante, el mercado ofrece diversas modalidades de crowdlending, cada una de ellas con sus peculiaridades.

 

El primer tipo es el préstamo P2P, es la que se utiliza entre particulares y la más arriesgada debido a que no se sabe la solvencia de la persona que pide este tipo de préstamos, por lo que se puede llegar a perder una parte o la gran mayoría de la inversión. Sin embargo, para llamar la atención de los inversores, este tipo de préstamo tiene un interés muy alto.

 

Otro tipo de inversión a tener en cuenta en el contexto de crowdlending es el préstamos P2B. Se engloba en la rama de financiación alternativa a empresas. En este caso las rentabilidades no son tan altas como en el préstamo P2P, pero el riesgo de pérdida de capital es menor.

 

En el sector de inmobiliario existe el crowdfunding inmobiliario, que consiste en que la inversión que hagas se utiliza para comprar una propiedad inmobiliaria para generar un beneficio a medio o largo plazo. Además de obtener dividendos mensuales a través del alquiler de las propiedades que se adquieren.

 

Otra forma de inversión es el crowdinvesting, que se enfoca en la inversión participativa en proyectos de alta rentabilidad. Este tipo de inversión se caracteriza por presentar un rendimiento mayor que el de cualquier otra categoría pero no suele contar con la garantía de recompra.

Por último, otra modalidad es el crowdfactoring, que se trata de una variante de los préstamos P2B, que presenta algunas garantías y ventajas adicionales con respecto al préstamos P2B original.