Compartir

Pese a las diversas opciones de criptomonedas, el ripple se ha convertido en una alternativa real a la ya conocida bitcoin

Desde hace un tiempo venimos oyendo hablar del fenómeno de la criptomoneda. Y es que parece ser que esta opción se está popularizando. Pero, ¿qué és exactamente?

Pues bien, las criptomonedas no son nada más que monedas virtuales. Se pueden intercambiar y pueden ser operadas de la misma forma que otra divisa internacional, pero con una particularidad: están fuera del control de los gobiernos e instituciones financieras. De hecho, esta característica es, precisamente, la que ha hecho que esta opción se corone de una gran popularidad.

Existe un gran número de criptodivisas disponibles y todas ellas gozan de unas características y aplicaciones distintas. El bitcoin es la divisa electrónica más popular del mercado, que destaca por su eficiencia, seguridad y por la facilidad de intercambio. Pero no es la única. Otras de las que tienen un mayor grado de capitalización en el mercado son el ether, la litecoin, el dash y el ripple. Esta última es una alternativa en un mundo que está llamado a seguir creciendo, debido a su gran descentralización estatal y a que otras criptomonedas pueden estar llegando a su límite de uso. De este modo, si se está interesado en el mundo de las criptomonedas y su funcionamiento, es interesante conocer la manera en la que se puede comprar ripple al mejor precio.

¿Qué diferencia a esta criptomoneda de algunas otras? El ripple surge de una empresa especializada en finanzas y no es invención de un genio individual. Esto tiene una ventaja muy clara, y es que busca satisfacer concretamente a un determinado público, hecho que sirve de catapulta a satisfacer la necesidad de un cierto sector del mercado. Además, el sistema para saber minar esta criptodivisa es novedoso. Está impulsado por la start-up del mismo nombre porque, para mantener los equipos de minas informáticos, se necesita una inversión elevada y una tecnología específica. No obstante, como se ha dicho, existen muchas otras opciones a la hora de operar con este tipo de monedas, que parece que se están haciendo un hueco relevante en el mercado.

Ventajas del uso del ripple

– Ripple es la tercera criptomoneda del mundo en capitalización por detrás de bitcoin y ethereum, sumando el 5,5% del mercado mundial. Esto ha sido posible gracias a que su crecimiento ha sido enorme en los últimos meses, consiguiendo llamar la atención de los inversores y hacerse un hueco en el mercado electrónico.

– Tiene el apoyo de las entidades financieras asiáticas y europeas, además de contar con el soporte de prestigiosas empresas de servicios de Internet que le dan un plus de confianza y seguridad.

– Se ha revalorizado un 17.000% en 2017 y, de momento, parece no haber tocado techo.

– El ripple es una moneda deflaccionaria; con el tiempo tenderá a revalorizarse.

Beneficios y riesgos de operar en criptomonedas

Su beneficio más importante es que, al ser divisas globales descentralizadas, son mucho menos susceptibles a la economía de un país concreto. Su accesibilidad y la facilidad en su transacción contribuyen a su gran popularidad. La volatilidad es una característica principal de este tipo de moneda electrónica, y es un arma de doble filo: son interesantes porque sus significativos movimientos de precio repentinamente ofrecen muchas oportunidades, aunque también las hacen problemáticas y altamente inestables como divisas. Otras de las ventajas también es que todas las transacciones están registradas, es decir, es una técnica sumamente transparente.

Por otro lado, el riesgo más grande son las pérdidas que puede conllevar su uso, ya que no existe ningún sistema para compensar por ellas. Esta poca regulación precisamente es lo que hace que sea un sistema bastante incierto y que existan muchas dudas acerca de su viabilidad a largo plazo.

Pero hay que tener cuidado con esta forma electrónica de mover divisas, ya que también puede ocasionar problemáticas, facilitadas además por la escasa regulación que hay al respecto. Por ejemplo, en todo lo que atañe a temas relacionados con hackers y profesionales de la red. Dominar este nuevo sistema, en un momento en el que el uso de Internet y de servicios digitales está a la orden del día para todo el mundo, puede ser un problema, tal y como este futbolista vivió después de que la red interna de Telefónica fuera hackeada y se pidiera un rescate en bitcoins. Tanto fue así que la compañía ordenó a sus propios empleados que apagaran sus ordenadores y el wifi del móvil para evitar daños mayores.