Compartir
Volvo XC90, circulará a 180 km/h en 2020

El fabricante sueco de automóviles, Volvo, limitará la velocidad máxima en todos sus nuevos modelos a 180 km/h a partir de 2020, que es el mismo año en el que este fabricante, quiere que no haya muertos ni heridos graves en ninguno de sus nuevos coches.

El cambio se implementará globalmente, a partir del segundo trimestre del próximo año en los vehículos planeados para el año 2021.

Volvo está dando este paso audaz, porque sus investigadores han identificado la velocidad, como un espacio prominente que necesita cerrar para alcanzar su objetivo de seguridad, según declaraciones del CEO de Volvo, Hakan Samuelson, en referencia a las áreas que aún deben resolverse, para poner fin a las lesiones graves y las muertes en sus vehículos. Aunque existen límites de velocidad en la mayoría de los países, Samuelson aclaró que, “las personas todavía están excediendo esos límites por un amplio margen”. Volvo cree que controlar la velocidad en sus modelos, vale la pena, incluso si puede salvar una sola vida.

Excluyendo los vehículos especialmente afinados, como la variante Polestar Engineered del sedán S60, actualmente no hay vehículos Volvo que ofrezcan una velocidad máxima que supere los 250 km/h.

Samuelsson también ha manifestado que espera un rechazo de la medida, pero Volvo recibió críticas similares de que le estaba quitando la libertad a un conductor, cuando agregó cinturones de seguridad a sus autos hace 60 años.”Si alguien va a mostrar liderazgo en seguridad, tiene que ser Volvo”, agregó  y “creo que la medida no alejará a los usuarios principales de Volvo, porque  la marca ya atrae a los conductores más responsables, que suelen favorecer la seguridad sobre el rendimiento extremo y la potencia”.

Los datos de accidentes de tráfico de la Administración Nacional de Seguridad de Carreteras y Tráfico, muestran que el 25 por ciento de todas las muertes en accidentes de tránsito en los Estados Unidos en 2017, fueron causadas por el exceso de velocidad. Los expertos en seguridad de Volvo, dicen que muchas personas no reconocen el peligro de acelerar o, se dan cuenta de que una vez que el automóvil alcanza ciertas velocidades, la tecnología de seguridad en el coche, no evitará lesiones graves y muertes en caso de accidente.“Como seres humanos, todos comprendemos los peligros con serpientes, arañas y alturas. Con velocidades, no tanto ” ha afirmado el especialista en seguridad senior de Volvo, Jan Ivarsson. “Las personas, a menudo conducen demasiado rápido en una situación de tráfico dada y, tienen una mala adaptación de la velocidad, en relación con esa situación de tráfico y sus propias capacidades como conductor. Necesitamos apoyar un mejor comportamiento y ayudar a las personas a darse cuenta y comprender que, acelerar, es peligroso”. Así mismo, se ha asegurado por parte de la compañía que no será posible desactivar la velocidad limitada.En referencia a este tema, Volvo también está investigando cómo una combinación de control de velocidad y tecnología de geofencing, podría limitar automáticamente las velocidades en escuelas y hospitales, en el futuro. El objetivo es reducir el exceso de velocidad y, también, abordar los otros dos vacíos de seguridad, después del exceso de velocidad: intoxicación y distracción del conductor. Samuelsson afirmó que,”necesitamos hablar sobre como lejos podemos llegar como fabricantes para ayudar a salvar vidas”, y quiere que esas discusiones, determinen si los fabricantes de automóviles tienen la obligación de instalar tecnología en los coches, que cambie el comportamiento de sus conductores, y Volvo no tiene una respuesta firme a esta pregunta. Sobre todo ello, Volvo va a presentar ideas para abordar las áreas problemáticas de intoxicación y distracción del conductor, en un evento especial de seguridad que tendrá lugar en Gotemburgo, Suecia, el 20 de este mes de marzo.