Compartir

Se cree que el juego de la ruleta se originó en un monasterio francés a mediados del año 1600 con el fin de aliviar un estilo de vida monótono y tranquilo. A pesar de que el funcionamiento de la ruleta es bastante simple, existen múltiples variantes que hacen que este juego sea mucho más interesante.

La ruleta alcanzó su mayor volumen en el año 2012 gracias a una sólida base de jugadores latinoamericanos. Estos consiguieron que este juego alcanzara dos mil cien millones de dólares americanos en apuestas. Actualmente su popularidad continúa en aumento.

 

¿Cómo jugar a la ruleta?

La premisa de la ruleta tradicional es bastante sencilla: el crupier hace girar la rueda de la ruleta en una dirección y lanza la bola en la dirección contraria. Los jugadores llevarán a cabo sus apuestas dónde creen que caerá la bola, para ello deben seleccionar un número o un rango de números, como por ejemplo pares o impares, rojos o negros, entre otras opciones.

Sin embargo, tal como se ha mencionado anteriormente, este juego tiene una serie de variantes que le dan todavía más emoción. Entre ellas cabe destacar las siguientes: la ruleta francesa, la ruleta europea y la ruleta americana.

La ruleta francesa

Se considera a la ruleta francesa como la versión original de la ruleta. En este juego se usa la misma rueda que en la ruleta europea, la cual cuenta con treinta y siete casillas numeradas del cero al treinta y seis. En la tabla aparecen anotaciones en francés en vez de en inglés, y pueden ser aplicadas las siguientes reglas: “La Partage” y “En Prison”.

La regla “La Partage” permite al jugador no perder todo lo apostado si la bola cae en el número cero, solo perdería la mitad en ese supuesto. Esta regla se aplica principalmente a las apuestas conocidas como exteriores.

Con la regla “En Prison” el jugador tiene más posibilidades de no perder al apostar, ya que de alguna forma “encarcela” al cero de la ruleta, de tal modo que si la bola cae en esa casilla, no gana pero tampoco pierde, lo que quita cierta ventaja al casino.

La ruleta europea

La rueda de la ruleta europea es la misma que la utilizada en la ruleta francesa, tal como se ha indicado, por lo que esta también cuenta con un solo cero. Las dos reglas mencionadas anteriormente también se pueden aplicar en esta variante del juego, pero no se suele hacer.

Al usar la misma rueda y ser tan similares, a veces la ruleta francesa y europea son confundidas, por lo que es fundamental que los jugadores revisen las reglas de la mesa antes de llevar a cabo sus apuestas, solo así podrán asegurarse de cómo funciona esa mesa en particular.

La ruleta americana

En la ruleta americana se utiliza una rueda con treinta y ocho casillas, la cual cuenta con un 0 y un 00, lo cual aumenta la ventaja del casino de manera considerable. Por lo tanto, debido a la presencia de la casilla del cero adicional, las probabilidades de ganar en la ruleta americana son más bajas en comparación con la ruleta francesa y la ruleta europea.

Generalmente, las mesas de ruleta americana tienen una zona especial llamada racetrack o circuito de carreras, la cual no se encuentra en los juegos de ruleta franceses ni europeos. En esta zona se pueden llevar a cabo apuestas especiales, tales como “Orphelins”, “Voisin du Zero” y “Tiers”, para lo cual el jugador solo tendrá que colocar sus fichas en la sección correspondiente. Sin duda alguna se trata de una variante de la ruleta que llama mucho la atención de los usuarios.