Compartir

Con la llegada del calor, una nueva app ha hecho su aparición en el mercado. Se trata de una aplicación informática que permitirá a los propietarios de piscinas alquilar el espacio a terceros por un módico precio. La app nace impulsada por el cierre de muchas piscinas públicas por la crisis del coronavirus.

Swimply’ conectará a personas que quieran darse un baño con propietarios que deseen  rentabilizar sus piscinas durante el periodo estival

A través de la geolocalización, el dispositivo mostrará las piscinas disponibles en el área en la que se encuentre la persona que demanda el servicio y quiera poner sus huesos a remojar.

En un calendario podrá reservarse el espacio y las horas de uso del mismo, dependiendo del ofertante el precio de la hora puede variar desde los 30 a 150 dólares. En la aplicación, las personas interesadas pueden mantener una conversación por mensajes escritos y llegar a un acuerdo.

Por el momento, el servicio solo está disponible en los Estados Unidos.