Compartir

Varias pautas sencillas que puedes poner en marcha ipso facto para conseguir que tus beneficios aumenten.

No hay empresa sin empleados. Para alcanzar el éxito con un negocio, hay que partir de una idea rentable y de una propuesta que logre captar la atención del público, ese que siempre es juez y testigo; pero también hay que tener un cuidado muy especial con los trabajadores, ya que ellos son los que se encargan de hacer que los servicios funcionen y de que los productos vendan.

En ellos recae la responsabilidad de conseguir una buena productividad que mantenga al negocio en funcionamiento, pero este es un aspecto que también queda en manos de los propietarios de dicho negocio. Existen muchas formas de mejorar la productividad en la empresas, aunque todas ellas parten de dos ideas: la primera, hacer las labores más fáciles para los empleados; la segunda, ahorrar tiempo en todo aquello que no sea realmente necesario.

Pero estas dos pautas no son suficientes. Por eso, a continuación vamos a explayarnos explicando un buen conjunto de técnicas para conseguir que se produzca más en menos tiempo para que así, tu empresa obtenga más beneficios con el mismo gasto o con uno incluso menor. Así, lo que vamos a hacer es explicar qué necesitas hacer para obtener una mayor productividad en tu negocio.

Cómo mejorar la productividad de tu empresa

Las propuestas que vamos a tratar aquí se centran, sobre todo, en la mejora del ambiente de trabajo y en medidas que fomenten la actividad del trabajador, ofreciéndole además facilidades. Así es como se coloca la primera piedra que construye el camino al éxito.

Divide y vencerás

Si bien esta cita ha tenido especial utilidad en lo bélico, también podemos sacarle partido en lo empresarial, y de forma más literal de lo que podrías imaginar. Dentro de las oficinas de tu negocio, instala mamparas como las que ofrecen en Instalaciones Torrejón. De este modo, los trabajadores contarán con habitáculos propios para realizar sus labores con menos distracciones.

De hecho, esta es una buena forma de crear despachos individuales, algo que también ayuda a tener algo más de intimidad en el horario laboral y a poder centrarse mejor en la actividad que se está realizando.

Por supuesto, huelga decir que es fundamental contar con buenos especialistas tanto para comprarlas como para su instalación. Si poseen buenos materiales, además de ser robustas, permitirán un mayor aislamiento, fomentando la concentración.

Apuesta por la comodidad

Haz un pequeño experimento. Busca un taburete de lo más incómodo e intenta trabajar como de costumbre sentado en él. Es más complicado, ¿verdad? La comodidad y la buena ergonomía son fundamentales para el mobiliario de tus oficinas y de tu empresa en general, y eso es algo que debes tener muy en cuenta si no quieres perder productividad.

Muchos tienen miedo a invertir en este tipo de muebles porque suelen tener un coste más elevado, pero no es así. Se puede recurrir a empresas como Sistemas Tormoy, que venden mobiliario de oficina de calidad y a precios mucho más económicos, o también optar por la segunda mano.

Escojas lo que escojas, la comodidad de los empleados es esencial para que puedan trabajar mejor. Algo que beneficia a todos.

Descansos activos

Habilitar una pequeña salita para permitir que sea el lugar para tomar un café o desayunar a media mañana, almorzar a mediodía o merendar a media tarde, no es una opción nada descabellada. De hecho, cada vez hay más negocios que apuestan por este tipo de espacios para sus empleados.

Es algo totalmente recomendable por numerosas razones. Los trabajadores tienen ahí un lugar al que acudir en los momentos de descanso, de forma que pueden hablar entre ellos y generar lazos esenciales para que todo el equipo funcione mejor. Además, así tienen menos motivos para distraerse mientras trabajan.

¿Conoces el teletrabajo?

Otra forma de ofrecer opciones a los trabajadores y de obtener un rendimiento igual o incluso mayor es planteando la posibilidad de realizar teletrabajo. Muchas tareas que se llevan a cabo en las oficinas pueden también llevarse a cabo desde casa, teniendo cierto control sobre los horarios y las labores para asegurarse del cumplimiento.

Si bien es cierto que este es un terreno que todavía necesita una mayor exploración, también lo es que hay muchas empresas que abogan por esta fórmula, sobre todo aquellas relacionadas con la informática. Algunas de las firmas más importantes de diferentes sectores dejan a sus empleados trabajar desde el hogar, siempre y cuando cumplan los objetivos o, simplemente, confirmen su actividad durante el horario laboral habitual.

Es una fórmula muy flexible que, además de ayudar a reducir gastos, suele venir acompañada de un mayor rendimiento por parte de los trabajadores.

Puede que haya algunas opciones que sean algo más difíciles de elaborar, pero lo cierto es que todas las propuestas que hemos dado aquí pueden ejecutarse en un plazo de tiempo relativamente corto. De esta forma, podrás ver cómo la productividad de tu negocio aumenta rápidamente.