Compartir

Es seguro que muchos conductores españoles, siempre han escuchado estas frases por parte de los pasajeros: “No vayas tan pegado al coche de delante”. “No conduzcas tan rápido”. “No has puesto el intermitente”.  Pues pronto, esto podría ser algo del pasado. La conducción automatizada convierte a los conductores en pasajeros y a los automóviles en conductores. En el futuro, los coches se conducirán de forma autónoma con tan solo pulsar un botón. Entonces, obedecerán las normas de tráfico y los límites de velocidad, lo que hará que la conducción sea más segura. Muchos de los encuestados quieren un coche automatizado para que les libere de la estresante tarea de conducir. Los conductores están particularmente interesados en entregar el control al automóvil durante el aparcamiento, tanto en la maniobra como a la hora de buscar plaza,  o en atascos de tráfico, según un estudio realizado por Bosch en España recientemente. La mayoría de los conductores encuestados, un 66%, utilizaría el tiempo durante el cual el coche conduce por sí mismo, para disfrutar del paisaje  y para hablar o interactuar con los pasajeros.

Más confort y menos estrés al volante

En unos pocos años, los coches automatizados serán una realidad en las carreteras. La principal expectativa de los encuestados es que la conducción autónoma significará más comodidad y menos estrés al volante. El automóvil del futuro, que liberará completamente a los conductores de la necesidad de conducir, se considera principalmente como algo útil para viajes largos, un 69 por ciento, principalmente en autopistas y autovías, un 64 por ciento, y a ir de vacaciones, un 60 por ciento. El conductor español también considera la conducción automatizada como una gran ayuda en situaciones complicadas como conducción con mal tiempo, un 53 por ciento cedería el control a la tecnología, o por la noche, más de la mitad. La mayoría de los encuestados espera un aumento significativo en términos de comodidad, más del 70 por ciento y de seguridad, un 67 por ciento, en muchas situaciones cotidianas. La encuesta también revela una interesante clasificación en cuantoa las funciones de conducción automatizada más deseadas: el aparcamiento (71 por ciento) y la búsqueda automatizada de plazas de estacionamientos (78 por ciento), así como la circulación sin estrés en atascos (60 por ciento).

Aprovechar el tiempo como pasajero para relajarse

Relajarse, reclinarse en el asiento, mirar por la ventana, disfrutar del paisaje y hablar y relacionarse con los otros pasajeros: así es como los españoles se imaginan la alternativa a estar concentrados constantemente al volante. Las opciones que ofrece la conducción automatizada hacen que los automóviles sean más atractivos para muchos consumidores. Casi la mitad de los encuestados (49 por ciento) estuvieron de acuerdo con esta declaración. Especialmente para los hombres, la tecnología de conducción autónoma es un importante argumento de ventas, que aumentaría su interés por comprar unvehículo nuevo. Además, cuanto más joven es el conductor, mayor es su interés en comprar un coche automatizado. Igualmente, cabe destacar que el 41 por ciento de los españoles confiaría el trasporte de sus hijos a un coche autónomo, el segundo porcentaje más alto entre los 13 diferentes países en los que se ha realizado el estudio. Como conclusión, alrededor del 60 por ciento de los conductores españoles, principalmente los hombres, desea una introducción lo más rápidamente posible del coche automatizado, sobre todo, aquellos que viven en las áreas urbanas.

Diseño y metodología de la encuesta

Para este estudio sobre conducción automatizada, Bosch ha entrevistado a más de 12.500 conductores con permiso de conducir en trece países diferentes: España, Alemania, Francia, Estados Unidos, Japón, China, Brasil, Reino Unido, Turquía, Rusia, Italia, Bélgica y Holanda. En España, han sido encuestadas 1.000 personas de más de 18 años. Los participantes fueron seleccionados sobre la base de los criterios definidos por Bosch y la compañía LightspeedResearch.