Quantcast

El riesgo de muerte por COVID-19 coincide con el patrón de riesgo “normal” de la edad

Los datos sobre las muertes por COVID-19 muestran una asociación con la edad que se asemeja mucho al riesgo de muerte “normal” relacionado con la edad por todas las demás causas que todos afrontamos cada año, según informa en la revista ‘The BMJ’ el estadístico David Spiegelhalter, presidente del Centro Winton de Comunicación de Riesgos y Evidencias, del Laboratorio de Estadística Centro de Ciencias Matemáticas, en Reino Unido.

Sus hallazgos se basan en el análisis de los datos del certificado de defunción de Inglaterra y Gales durante un período de 16 semanas (112 días) entre el 7 de marzo y el 26 de junio de 2020.

Para la población general mayor de 55 años, calcula que el riesgo de contraer y luego morir por COVID-19 durante este tiempo era equivalente a experimentar alrededor de cinco semanas de riesgo adicional por encima del riesgo anual “normal” de muerte.

Este riesgo disminuyó constantemente con la edad, lo que corresponde a solo dos días adicionales por encima del riesgo anual “normal” para los niños en edad escolar.

Para los mayores de 55 años que están infectados con COVID-19, sugiere que el riesgo adicional de morir es un poco más que el riesgo “normal” de muerte por todas las demás causas durante un año, y menos que esto para los menores de 55 años.

Así, muestra que la tasa de mortalidad durante este período de 16 semanas fue alrededor del 12-13% más alta por cada año mayor, lo que corresponde a duplicar por cada cinco a seis años adicionales de edad, y esta relación es consistente desde la niñez hasta la vejez. Una de cada 50 personas mayores de 90 murió con COVID-19 durante este período, en comparación con 1 de cada 2.300.000 escolares de entre 5 y 14 años.

Es difícil comunicar la amplia gama de riesgos de mortalidad individual por COVID-19 que experimentan personas de diferentes edades, escribe, pero explicar el riesgo en términos del riesgo “normal” que enfrentan las personas podría ayudar a las personas a comprender y manejar su respuesta.

El experto señala que este análisis se refiere a promedios sobre poblaciones, y aunque la edad parece ser la influencia abrumadoramente dominante en la mortalidad, claramente otros factores, como las condiciones médicas preexistentes, afectan el riesgo individual.

También enfatiza que estas son tasas históricas observadas en la población y no pueden citarse como los riesgos futuros de contraer covid-19 y morir.

Sin embargo, concluye que el riesgo normal “parece un comparador razonable para interpretar los riesgos de muerte por infección y población, aunque la incorporación en cualquier herramienta de cara al público requeriría una evaluación cuidadosa, especialmente a la luz de las crecientes preocupaciones sobre los impactos prolongados de la infección”.

Además, siempre debe recordarse que estos son riesgos para el individuo, recuerda. “Todavía existe la responsabilidad de considerar los riesgos potenciales que un individuo puede causar a otros”, añade.

Comentarios de Facebook