Quantcast

Champús en seco: ¿de verdad funcionan igual que los normales?

Nuestra sociedad ha visto de todo, pero ahora vamos a hablar de los champús en seco, una moda cuya utilidad o no viene plantándose como objeto de discusión, y que aquí vamos a descubrir si de verdad funcionan igual que los normales, bajo el agua de la ducha de toda la vida.

Su llegada al mercado fue sin hacer mucho ruido, pero es cierto que se ha convertido en uno de los productos más adictivos y vendidos en el apartado de cosmética. Es un descendiente más avanzado de la solución antigua compuesta de polvos de talco que usaban muchas personalidades famosas, como Angelina Jolie, para salvar el aspecto sucio del pelo cuando no tenían la posibilidad de lavárselo en la ducha.

Según dice la mayoría de usuarios y usuarias es la solución perfecta para el día después de lavarte el pelo bajo la ducha, cuando quieres volver a hacer que luzca limpio sin necesidad de tener que meterte en la ducha y secarlo. Se le ha perdido el miedo a este producto, ya que antes se decía que provocaba pelos grasos, degradación del color o incluso alopecia, pero ser un producto que te saca de un apuro si el tiempo apremia ha hecho que cada vez tenga más usuarios.

Vamos a descubrir si de verdad es un producto útil o pretenden colárnosla para vender más:

¿Para qué sirven?

Champús en seco

Realmente no es un champú propiamente dicho. En realidad es una laca en spray a modo de agua de peinado que funciona igual, como una solución para alguna ocasión en la que no nos dé tiempo a meternos en la ducha y lavarnos el pelo o surja un plan improvisado y necesitemos peinarnos.

Otro de sus principales resultados es que propicia mucho volumen en el cabello. Muchos usuarios y usuarias lo utilizan también después del lavado en la ducha para conseguir este extra de volumen en su pelo.

Comentarios de Facebook