Quantcast

Los casos de ansiedad y depresión aumentan en un 20 %

Lo que comenzó siendo una noticia sorprendente en los periódicos ha pasado a convertirse en una pesadilla para muchas personas. «Ciudadanos chinos enfermos tras consumir carne de murciélago». El asunto empezó a tomar más seriedad mes tras mes hasta que, 9 meses más tarde, se ha convertido en una conversación y pánico diario para prácticamente toda la población mundial.

Lo que más atemoriza tanto a profesionales de la sanidad como a dirigentes políticos y resto de la población es la incertidumbre. Expertos de diferentes sectores apuestan por ideas y soluciones que muchas veces se asemejan a apuestas deportivas de alto riesgo. Las probabilidades de que salga bien son a veces como las de algunos juegos de casino, de un 50 %, y los nervios están a flor de piel.

Esta angustia e incertidumbre se suman al cansancio, al sentimiento de derrota y al miedo de volver a pasar por la misma situación una y otra vez. El mayor temor para muchos ciudadanos hoy en día es tener que pasar por un nuevo confinamiento. Profesionales de la salud mental han arrojado cifras sobre el estado mental de la población española que son, como mínimo, estremecedoras.

Una segunda ola de incertidumbre

Profesionales de la salud mental explican cómo una segunda ola de Covid-19 no solo traería otro gran número de casos, sino también de problemas mentales. Expertos están de acuerdo en que un segundo confinamiento crearía en miles de ciudadanos una sensación de cansancio emocional que provocaría que muchos se vinieran abajo. Nadie quiere volver a pasar por la misma situación otra vez y muchas personas tienen miedo de pasar por un segundo confinamiento cuando todavía no se han recuperado del primero.

Una suma de Incertidumbre, angustia y en muchos casos soledad y problemas económicos forman un cóctel emocional a veces muy difícil de superar. Es por ello por lo que ahora más que nunca debemos invertir tiempo en nosotros mismos y en entender por qué sentimos lo que sentimos. La única manera de superar problemas emocionales es encontrar su raíz. ¿Por qué estoy triste? ¿En que punto empecé a sentirme así? ¿Qué me haría sentir mejor? Estas preguntas solo podemos contestarlas nosotros mismos.

Hablar es la mejor terapia

Muchas veces decidimos guardarnos nuestras inquietudes y sentimientos para nosotros mismos porque no queremos molestar a otras personas «con nuestras tonterías» o porque nos sentimos avergonzados. Sin embargo, hablar puede ser la mejor terapia para nuestra salud mental.

No solo nos viene bien desahogarnos de vez en cuando, sino que además descubrimos que la otra persona ha pasado por una situación parecida o incluso se encuentra en la misma posición que tú. El coronavirus está afectándonos a todos emocionalmente en mayor o menor grado y, por lo tanto, el grado de empatía entre personas también está subiendo.

Nunca tengas miedo de pedir ayuda, de hablar, de mostrar tus miedos y emociones. La valentía, al igual que el miedo, es un sentimiento que se contagia de persona a persona. Combatamos al virus emocionalmente mientras encontramos una manera de acabar con él físicamente.

Comentarios de Facebook