Quantcast

Alcohol Higienizante: desinfección y protección frente al coronavirus

En estos últimos meses hemos visto cómo nuestras vidas daban un giro de 180 grados y nos enfrentábamos a una realidad que, muchos de nosotros, ni siquiera imaginábamos que nos tocaría vivir alguna vez en la vida. El Covid 19 se expandió por todo el mundo desde principios de este año 2020 y parece que, de momento, ha llegado para quedarse.

Ante esta situación de crisis sanitaria que afecta a nivel global, desde nuestra posición lo único que está en nuestras manos es el hecho de poder adoptar medidas de precaución y seguridad sanitaria para reducir los contagios y minimizar los nefastos resultados que está dejando este virus.

Y si existe un producto que ha pasado de prácticamente no existir a ser un artículo de primera necesidad que todo el mundo debe tener en casa ese es el alcohol higienizante. El Alcohol Higienizante Prinex se ha convertido en uno de los principales recursos para intentar frenar la pandemia y mantener protegida a la población frente al coronavirus.

Por este motivo, en el día de hoy analizaremos qué es exactamente el alcohol higienizante, cómo nos ayuda a desinfectarnos y protegernos y qué ventajas generales podemos obtener de su utilización regular en todo tipo de objetos y superficies.

¿Qué es el Alcohol Higienizante?

El alcohol higienizante es un estupendo aliado que nos ayuda a protegernos del coronavirus de manera sencilla y eficaz. Normalmente, este producto se presenta en formato espray  aerosol y permite limpiar y desinfectar cualquier superficie rápidamente.

En términos generales, cualquier producto de alcohol higienizante está compuesto por un alto grado de alcohol, que normalmente ronda el 70 por ciento, y que supone una herramienta perfecta para hacer frente a todo tipo de virus y bacterias que podemos encontrar tanto en nuestra propia casa como en nuestro puesto de trabajo.

Además de ser un método de desinfección, este tipo de sprays a base de alcohol higienizante suponen también una barrera y una capa de protección extra contra todos esos agentes externos que pueden llegar alojarse sobre una superficie.

¿Cómo debemos utilizarlo?

El uso del alcohol higienizante como método de desinfección y protección es realmente sencillo. Como comentamos, estos productos en formato aerosol son un método estupendo, rápido y sencillo para limpiar superficies y dejarlas libres de virus y bacterias.

Para utilizarlo debidamente, lo único que tenemos que hacer es pulverizar el espray durante unos segundos sobre un paño o bayeta limpia y, a continuación, limpiar la superficie deseada. Una vez hayamos pasado el paño por el espacio que queramos, este quedará totalmente desinfectado y protegido, pasando a ser una superficie segura y libre de coronavirus.

Un método protector: las ventajas de su uso

La primera ventaja de este tipo de aerosoles a base de alcohol higienizante es que son un método súper sencillo y rápido con unos resultados cien por cien eficaces. No hay posibilidad de que la superficie o el objeto que queramos limpiar quede sucio. Con un espray de alcohol higienizante, cualquier lugar en el que lo apliquemos quedará totalmente desinfectado, sin tener que preocuparnos por aclararlo o rociarlo con otro producto.

Por otra parte, otra de las grandes ventajas de estos productos es que permiten su aplicación en prácticamente cualquier superficie u objeto. Desde la parte exterior, por ejemplo, de un microondas o un horno, hasta en barandillas, mobiliario de interior, suelas de zapatos, volantes, pomos de puertas…

Igualmente, estos aerosoles también cumplen una función muy práctica a la hora de desinfectar nuestros propios productos de limpieza, desde una bayeta hasta una fregona, un cubo, una escoba o unos guantes.

Además, otro punto a favor de los esprays de alcohol higienizante es que estos productos no sirven solo para uso doméstico, en donde los podemos utilizar como un increíble método desinfectante para el baño o la cocina, si no que también son un buen aliado en la limpieza industrial o profesional: se pueden aplicar en todo tipo de maquinaria, mobiliario de oficina, ascensores y un largo etcétera que permite mantener también las barreras de protección y desinfección en los entornos laborales.

Sea como sea, está claro que los productos a base de alcohol higienizante son ya una recurrencia en esta nueva normalidad, ya que suponen uno de los principales métodos de desinfección y protección en la lucha contra el coronavirus para nuestras casas, nuestros trabajos y, en general, nuestras vidas.

Comentarios de Facebook