Quantcast

Esto es lo que ahorras comprando pollos enteros (y cómo despiezarlos)

-

Hay que reconocer que, si no lo hacemos así, es por pereza. ¿Cómo se despiezará?, ¿me llevará mucho trabajo? Eso y la inercia. Al final, entonces, nos compramos los pollos ya trozeados, en muslos o como sea, y acabamos gastando más dinero del que deberíamos. Y es hora de cambiar esa costumbre.

Supongo que en más de una ocasión os ha llamado la atención en el supermercado que una bandeja con un par de pechugas de pollo cuesta lo mismo, o a veces incluso más, que un pollo entero viniendo ambos de la misma granja. Y pese a todo picamos. Incluso si somos pocos en casa, podemos ahorrar comprando un pollo entero, consumiendo lo que vayamos a necesitar y congelando el resto para futuras preparaciones. Toma nota.

1
¿Realmente se ahorra comprando un pollo entero?

pollo

La respuesta es evidente. Sí, sí y mil veces sí. La diferencia entre un kilo de pechugas de pollo ya troceadas y un kilo de pollo entero puede ser superior a cinco euros. Es cuestión de práctica trocear tú el pollo, y enseguida lo dominas. A partir de entonces seguro que terminas comprando siempre el pollo entero.

A diferencia de un cerdo o una ternera, que casi ninguna casa puede comprar enteros, los pollos se venden en cualquier supermercado sin despiezar, lo que resulta mucho más económico que comprarlos en partes separadas. 

En los pollos de calidad estándar, las pechugas rondan los 6 euros el kilo, los muslos y contramuslos los 4 euros. En cambio, un pollo entero puedes encontrarlo en el supermercado por solamente 2,5 euros el kilo. Con sus pechugas y sus muslos, claro. Piensa que estás pagando más del doble por la misma carne.

Atrás
Comentarios de Facebook