Compartir

En verano es cuando la piel sufre mucho más y acumula
partículas que ponen en riesgo el futuro de nuestra piel.

La sal y el cloro de la piscina entre algún que otro factor,
bloquea los poros y corremos el riesgo de obstruir los filtros fotoprotectores de
nuestra piel.

La piel acumula impurezas por
el maquillaje, por las propias cremas, contaminación, el sudor,
etc. De ahí que la limpieza diaria por la noche y también por la mañana sea fundamental.
'Mujer hoy' nos dice cómo solucionarlo.

Maquillaje Waterproof

Los pigmentos de ese maquillaje waterproof (resistente al agua), se adhieren a
la piel y crean una película impermeable que el agua no puede ni mover ni
limpiar. Para eliminarlos, necesitas activos oleosos específicos capaces de
disolverlo todo.

Piel irritada

Exponerte al sol tiene consecuencias: el moreno, por
supuesto, pero también cierta tendencia a la sensibilidad que hace que tu piel
se enrojezca utiliza los limpiadores con ingredientes calmantes.

Vaselina para los
ojos

El rímel y lápiz de ojos suelen ser productos de larga
duración que no se eliminan con facilidad. Para quitarlos en
segundos, unta tu dedo índice con un poco de vaselina y frótalo en ambos ojos,
con cuidado de no introducirla.

Desmaquilla los
labios

Una parte importante del producto se ha caído a lo largo de
la jornada, por lo general, quedan rastros que no son tan visibles. Pon un poco
de aceite o crema limpiadora en un algodón y frótalo con cuidado desde la
comisura hasta el interior.

Tónico hidratante

Tras retirar los cosméticos del rostro es conveniente usar
un tónico facial hidratante para sellar los poros y refrescar la piel. Este producto prepara para el descanso y disminuye el riesgo de granos de acné y puntos negros.