Compartir

El agua no es la única opción para mantenerse hidratado en verano, ya que la alimentación es casi tan importante como el consumo de agua. Según la tasa de agua, hay un determinado tipo de alimentos, en concreto las legumbres, las verduras, y las frutas que proporcionan una mayor hidratación necesaria para soportar los meses de verano, así como ser una alternativa más fresca y ligera para la dieta, en la que se suelen abusar de carnes y pescados durante esta época.

Las frutas con mayor tasa de agua, y que se encuentran de temporada en verano son la sandía, la manzana, y el pepino. La sandía, que en su mayor parte es agua, es rica en vitaminas C y A, aparte de aportar potasio y magnesio. En segundo lugar, la manzana es perfecta para mantener la hidratación de la piel, siendo en un 80% agua. El pepino, catalogado por la ciencia como fruto, es rico en vitamina E, y está compuesto por agua en un 97%.

Las verduras, por la variedad de opciones para ser cocinadas e incorporarlas a las dietas, es una de las opciones del verano que más triunfa. La lechuga es una de las verduras más hidratantes, compuesta por un 96 por ciento de agua, además de ser rica en fibra, dando la sensación de saciedad. Por otra parte, esta verdura tiene un cierto efecto sedante, siendo capaz de calmar el nerviosismo. El rábano está compuesto casi en su totalidad por agua, teniendo un alto contenido en fibra y ayudando al tránsito intestinal. Por último encontramos la calabaza, un potente antioxidante compuesta por un 95 por ciento de agua.

Las legumbres, que suelen ser más consumidas en invierno (lentejas, judías, garbanzos) también son una de las mejores opciones para mantener la hidratación durante las épocas de más calor. Los guisantes, son una de las legumbres con más contenido en agua, que aporta vitaminas C, K, A y B1. Es además una legumbre diurética y favorece la reducción del colesterol. Las judías verdes, ayudan a un gran aporte de fibra al organismo, teniendo un alto contenido en potasio y estando formadas por agua en un 90%. Por último, encontramos las habas, que tienen una gran cantidad de proteínas vegetales, siendo ricas en fibra y en hidratos de carbono, siendo un alimento ideal para recuperarse después de hacer ejercicio.