Compartir

El verano es un tiempo propicio para las vacaciones y las escapadas de fin de semana en familia. Unas fechas en las que el porcentaje de robos en las viviendas repunta y se sitúa en los niveles más altos del año. Un dato que debería preocuparnos hasta el punto de reforzar aún más la seguridad de nuestro hogar.

La mayoría de estos robos se producen por contar con deficientes sistemas de seguridad, bien porque estos se encuentren deteriorados y no hemos acudido a cerrajeros Barcelona, o simplemente porque están en mal estado por el paso del tiempo y la falta de mantenimiento. Resulta por tanto fundamental prestar atención a la situación en la que se encuentran estos elementos antes de salir de casa unos días.

El robo a través de la puerta de casa

Las cerraduras viejas, por ejemplo, son una de las principales vías de acceso para los ladrones, ya que estos necesitan de menos tiempo para abrirlas. No en vano, la cerradura es la parte más importante de la puerta en materia de seguridad. Si un ladrón comprueba que la vivienda no cuenta con una cerradura de calidad, apenas necesitará de tiempo para manipularla y acceder a la casa.

En este sentido, es más que aconsejable ponernos en manos de profesionales como los que tenemos en cerrajeros Gavá. Un equipo que, en resumen, nos asesore sobre el tipo de cerradura que debemos instalar en nuestra vivienda. Lo ideal sería contar con un sistema por el cual al ladrón le resulte difícil poder entrar en la casa, tanto por el ruido que va a hacer como por lo aparatoso que puede resultar el asalto.

La renovación de las cerraduras es, por tanto, una cuestión de suma importancia en la seguridad del hogar. En la actualidad, existen diferentes tipos de cerraduras en el mercado que dependerán de la seguridad que nos puedan ofrecer, el precio, la calidad y resistencia de los materiales, el lugar al que vayan dirigidas, etc.

El bumping

Una cerradura de calidad contará, entre otras medidas, con sistemas que eviten el llamado efecto bumping. Esta técnica consiste en insertar una llave realizada con la posición más baja a la que llegan los pistones en ese tipo de cerradura y golpearla con un objeto. De esta manera, se separan los pistones de los contrapistones y se libera el giro de la llave.

Dicho de otra manera, los ladrones utilizan llaves maestras que, una vez introducidas en la cerradura, son golpeadas por un objeto contundente. Al golpearse, las vibraciones hacen saltar los cilindros de la cerradura permitiendo que la llave gire. Así se pueden abrir puertas en solo unos segundos y sin necesidad de forzar la cerradura.

Además de no forzar en ningún momento la cerradura, el bumping es una técnica que pasa desapercibida, ya que apenas se genera ruido. Los vecinos no notarán que nos están entrando en casa.

El impresioning

Este método funciona en un buen número de cerraduras tradicionales y consiste en crear una llave maestra a partir de la huella de la cerradura original. Una técnica que puede llevarse a cabo mediante la introducción de una lámina de metal muy flexible y que adapta su forma a los pernos de la cerradura para poder desbloquearla.

Otro sistema dentro del impresioning es utilizando cera para abrir una puerta a partir de una llave falsa. Realmente, es un sistema un tanto más complejo que el bumping, pero también viene resultando eficaz en muchos casos y en el que tampoco se fuerza en ningún momento la cerradura.

El resbalón

La técnica del resbalón es, según todos los expertos, la más rápida y la que permite un acceso más fácil a la vivienda. Se produce cuando se cierra la puerta pero no se gira la llave. Un método en el que se inserta una tarjeta de crédito u otro material plástico flexible entre el marco de la puerta y el canto de esta. De esta manera, los ladrones pueden empujar el pestillo para abrir la puerta.

Lo más recomendable para evitar estos casos es echar la llave girándola hasta que los pernos de seguridad bloqueen la puerta por completo.

Lo mejor en estos casos será siempre ponerse en manos de profesionales como los de cerrajeros Badalona, ya que posibilitará que evitemos en lo posible todos estos casos anteriores. Será estos quienes nos aconsejen cuál es la cerradura que mejor se adapta a nuestras necesidades y así evitar este tipo de técnicas.

Al mismo tiempo, hay que tener muy en cuenta el mantenimiento de nuestras cerraduras, especialmente si vamos a estar fuera de casa durante unos días. Como acabamos de ver, hay diferentes técnicas que los ladrones pueden utilizar para acceder al interior de una vivienda. Y si la cerradura no se halla en buen estado, el robo será mucho más fácil.