Compartir

El Camino de Santiago es una tradición única popularmente conocida en todo el mundo. El 99% de las personas que han realizado esta experiencia hablan favorablemente sobre ella destacando las consecuencias positivas aportadas. Más de la mitad de los peregrinos entrevistados confiesan que la repetirían; aunque un tercio de ellos ya lo han hecho. Normalmente, los adictos del Camino de Santiago prueban todas las rutas disponibles para conocer todos los rincones mágicos del país.

El recorrido puede auto-organizarse, o bien, dejarlo en manos de una organización o empresa especializada en la materia como la Agencia HolaCamino.com. Está formada por un equipo de profesionales apasionados por los viajes y experiencias con la naturaleza. Se trata de un grupo de personas, tanto españoles como extranjeros, que son especialistas en el Camino de Santiago. La Agencia HolaCamino declara que este recorrido, independientemente de donde sea realiza y la distancia ejecutada, es una experiencia cultural única y uno de los viajes más espirituales que una persona puede realizar en toda su vida.

En su página web se pueden observar las diferentes rutas disponibles como la más popular y frecuentada en los últimos años: El Camino de Santiago desde Sarria hasta Santiago de Compostela. Este recorrido consta de 111 kilómetros y puede realizarse en menos de una semana con tranquilidad; estando la media en 4 o 5 días. Todo el equipo que forma parte de esta iniciativa ha realizado el Camino varias veces, de modo que, son realmente expertos en las diferentes rutas y servicios que hay disponibles para ofrecer asesoramiento totalmente personalizado al peregrino.

En base a esta filosofía experiencial, los colaboradores han realizado esta experiencia por diferentes motivos, de modo que adaptar el viaje a cada persona según sus motivaciones, creencias y valores es su punto fuerte. Además, promueven el turismo sostenible para conservar el medio ambiente como se merece, de este modo contribuyen a preservar la riqueza cultural del Camino de Santiago.

Un Camino adaptado al peregrino

Una de las grandes características del Camino es la solidaridad y humildad que se puede encontrar en cada etapa, en cada establecimiento, albergue, tienda, etc. El Camino crea sonrisas y las contagia entre todo aquel que forma parte del recorrido, ya sea de manera temporal como son los peregrinos; o bien como persona que contribuye al avance del camino dando un servicio específico.

Dependiendo de lo que cada persona esté buscando es recomendable una zona u otra. Las áreas más cercanas a Santiago suelen ser más turísticas y hay a disposición servicios de toda índole en todo el Camino. Sin embargo, para quienes están buscando un recorrido más solitario y menos masivo, se pueden hacer recorridos sin llegar a la ciudad de Santiago de Compostela. Uno de los más realizados por su encanto cultural y natural es el Camino de Santiago desde Roncesvalles hasta Logroño. Puedes visitar un mapa de todos los recorridos y elegir el tramo que más se adecua a tus preferencias.

Origen religioso, peregrinaje hacia la salvación y el perdón

El motivo más antiguo de adentrarse en esta aventura es de índole religioso, pues su origen se remonta al año 812 cuando fueron encontrados los restos del apóstol Santiago. Pero no fue hasta el siglo XV cuando la iglesia situada en la ciudad de Santiago de Compostela se convirtió en un centro de peregrinación de la cristiandad dando inicio al Camino de Santiago que conocemos en la actualidad. Con el tiempo, multitud de peregrinos cristianos realizaban sus recorridos desde sus casas, pues la tradición no llevaba consigo todas las rutas que popularmente disponemos ahora.

El sentido era puramente religioso y las personas lo llevaban a cabo en forma de purificación o salvación en manos de Dios. El origen de la credencial otorgada a las personas que llegan a Santiago tenía un gran valor cuando la peregrinación tuvo su gran auge religioso en el siglo XV y XVI. Los peregrinos que obtenían la credencial eran totalmente perdonados de todos sus pecados y delitos; se trataba de una salvación real que excluía a la persona de cualquier tipo de repercusión por parte del Estado. Con el paso de los años este poder de la credencial se disolvió convirtiéndose en un símbolo religioso de salvación personal.

Espiritualidad para un encuentro con uno mismo

Una leyenda cuenta que el Camino de Santiago es el Camino de las estrellas, pues antes de que existiera la tradición cristiana había personas que recorrían una ruta hacia Galicia siguiendo las constelaciones. Es por ello, por lo que es considerada una tradición no puramente religiosa, sino también espiritual y sagrada. Dicen que el trayecto es mágico y se puede sentir toda esa energía que concentra en los bosques, prados, montañas y playas que se recorren.

La vertiente espiritual del Camino se centra en disfrutar del recorrido. Llegar a Santiago es importante para cerrar la etapa, pero no es decisivo. Aunque para los que prefieren terminar el recorrido en Santiago, por la magia que supone, hay opciones que pueden realizarse en pocos días. Un ejemplo de ello es el trayecto que comienza en Sarria (Galicia), otro referente es el Camino de Santiago desde Tui (Portugal). Ambos constan de poco más de 100 kilómetros de distancia hasta Santiago de Compostela, y pueden realizarse en unos 4 o 5 días tranquilamente disfrutando del entorno y la gran belleza cultural de cada zona.