Compartir

Expertos han avisado del aumento de infecciones de transmisión sexual (ITS), como por ejemplo la sífilis, gonococia, clamidia o hepatitis C. Estos casos son más comunes entre los jóvenes. Cada día un millón de personas contrae una ITS. En España se está detectando un aumento de casos, donde los datos alarmantes son preocupantes según el último informe de vigilancia epidemiológica de las enfermedades de transmisión sexual, los casos de sífilis han pasado de 700 en el año 2000 a 3.886 en el año 2015, tendencia que sigue en aumento. Lo mismo ocurre con la infección gonocócica, que ha multiplicado por cinco los datos desde comienzos de siglo.

Los expertos dicen que una de las causas es que se está perdiendo el miedo al VIH y por ello se mantienen relaciones sexuales no protegidas, el problema es que aunque el respeto hacia ellas se ha perdido, esta enfermedad sigue afectando cada año a muchas personas. También el mayor uso de aplicaciones para mantener sexo esporádico y el consumo de drogas recreativas están contribuyendo a ese aumento de ITS.

Se considera que la sociedad se ha relajado en el uso de métodos de protección. Hace ya muchos años se hizo una campaña viral por el uso del mismo “póntelo, pónselo”, tuvo muy buen impacto entre los jóvenes, pero desde entonces las instituciones se han relajado, lo que ha contribuido a que los jóvenes dejen de pensar en ese tema. En la mayoría de los casos el preservativo no se usa, o no se usa bien por falta de concienciación, el precio de ellos no es un factor determinante, dado que son baratos y de fácil acceso; tanto que e incluso en ciertas campañas se distribuye de forma gratuita. Consideran que la única vía es realizar campañas de concienciación con un mensaje cercano y realizarlas en ámbitos universitarios con una presencia más continuada.

El perfil de los infectados puede variar en función de cada enfermedad de transmisión, pero el mayor aumento se produce en jóvenes de entre 25 y 35 años, principalmente entre hombres. Es un problema muy grave pues cada vez se dan más casos, si se desea encuentra más información sobre métodos de anticonceptivos aquí.

Qué son las infecciones de transmisión sexual y cómo evitarlas

Son infecciones que se transmiten de una persona a otra, durante una relación sexual. Pueden ser producto de más de treinta tipos de virus, bacterias y parásitos. Su transmisión es sencilla durante una relación sexual vaginal, anal u oral sin el uso de protección. Estas se pasan a través de la sangre, el semen, el líquido preseminal o el fluido vaginal.

Enfermedades e infecciones más comunes de transmisión sexual

A continuación se van a presentar las más comunes y de las que se debería estar más informado:

Clamidia: se considera la enfermedad bacteriológica más común. Se transmite mediante sexo vaginal, anal u oral, e incluso de madre a hijo durante el embarazo. Es conocida como la “infección silenciosa” ya que normalmente no manifiesta síntomas. Pudiendo infectar células del cuello del útero. Su sintomatología es: flujo abundante, sangrado anormal y dolor al tener relaciones u orinar.

Gonorrea: es una infección bacteriológica que puede infectar principalmente la uretra, cuello del útero, recto y ano. Los síntomas suelen aparecen a los 14 días de haber tenido relaciones sin protección. Se manifiesta provocando: ardor al orinar, flujo vaginal amarillento e irritación anal.

Sífilis: se contagia mediante sexo oral, vaginal y anal. Los síntomas se asimilan a los de una gripe, pues dan fiebre y malestar general.

Herpes genital: es parecido al que suele aparecer en la boca y se puede transmitir por sexo oral, al igual que el herpes labial. Cuando el virus entra en el cuerpo permanece ahí durante toda la vida y se hace visible en determinados momentos y etapas. Se presenta unas dolorosas úlceras alrededor de la vagina y suelen salir mucho tiempo después de haberlo contraído.

VIH/SIDA: este virus tan conocido infecta las células del sistema inmunológico y las destruye, haciendo que el cuerpo sea incapaz de protegerse frente a otras infecciones. Por el momento no existe cura y se transmite a través del ingreso de sangre, fluidos vaginales o leche materna al cuerpo. El problema de este virus es que los síntomas no son inmediatos y se detecta su presencia mediante un análisis de sangre.

Cómo prevenir posibles infecciones

La opción más segura es usar preservativos en cada relación sexual que se mantenga, sobre todo si es ocasional. Los métodos anticonceptivos no son de barrera, por lo que siempre que se practique sexo anal, vaginal u oral será necesario el uso de un preservativo, este puede ser masculino o femenino.

Visitar al médico de manera recurrente para realizarse las pruebas pertinentes si se considera que se ha estado expuesto a algún tipo de riesgo.