Compartir

Teniendo en cuenta la tendencia global que prima en la mayoría de sectores empresariales, muchas compañías han decidido ampliar sus horizontes y tratar de competir fuera de nuestras fronteras. Sin embargo, no son pocos los riesgos asociados a este tipo de procesos de expansión y del mismo modo, tampoco están exentos de desafíos.

En este sentido, una de las tareas que requiere de la contratación de un servicio externo es la gestión de los documentos externos e internos en diferentes idiomas, siendo imprescindible contar con una empresa de traducción especializada que sea capaz de gestionar la interpretación de textos.

Principales ámbitos de intervención

De forma contraria a lo que se suele pensar, los servicios de traducción aportan un valor extraordinario a las empresas cuyo escenario de actuación implica el manejo documental en más de una lengua.

Así, los principales documentos que requieren interpretación son los siguientes.

Documentos corporativos, circulares y hojas de ruta

Cuando una empresa se establece fuera de su país de origen es muy común que adquiera nuevos socios comerciales que actúen como intermediarios de la iniciativa ante sus clientes. Por ello, la transmisión de los valores de la compañía y el desglose de procesos han de facilitarse en el idioma principal del país de destino.

Por ejemplo, es muy habitual, en empresas del sector de la ingeniería o la construcción que se requiera de la traducción de planos, propuestas y roadmaps destinados a clarificar sus intenciones y su método de trabajo. De igual modo, el personal administrativo ha de comprender efectivamente las implicaciones de recibir la información ejecutiva en la lengua que le sea más fácil de asimilar.

Documentos comerciales externos y packaging

Asimismo, resulta especialmente importante cuidar la forma en la que hacemos llegar nuestros productos al público extranjero. Y es que solo existe una primera oportunidad para causar un buena impresión en el cliente que respalde su fidelización después.

Dicho esto, merece la pena invertir los mayores esfuerzos en traducir el envase o envoltorio del mismo teniendo en cuenta los matices culturales del mercado donde se comercializará. Piensa que dentro de una estrategia de marketing mixto, los mensajes promocionales que se emiten en el país de origen de la empresa pueden no ser efectivos fuera de sus fronteras.

También, en caso de que el producto en cuestión se venda acompañado de instrucciones, estás deben ser lo más claras posibles para garantizar su adecuado uso por parte del público.

Por último, las ofertas y otros elementos de marketing como folletos explicativos y carteles que tienen contacto con el cliente, deben llegar hasta él en su idioma, circunstancia que asegurará su opinión favorable, dado el esfuerzo por entablar un canal de fácil acceso para él.

Documentos laborales, fiscales y administrativos

Ni que decir tiene, operar en un país extranjero supone la aceptación de su ideario legal, de sus normas legislativas y de sus hitos burocráticos.

Así, muy pocas empresas se libran de tener que llevar a cabo contrataciones de personal, algo que requiere de la intermediación de un intérprete que rellene los formularios oportunos y traduzca cualquier otro documento adjunto necesario para completar el trámite.

Tampoco resulta fácil lidiar con los rigores fiscales en una lengua distinta a la elegida como principal por la corporación, si bien en este caso concreto, la empresa se expone a sufrir sanciones por no cumplir con la operativa establecida, por lo que la contratación de intérpretes expertos resulta casi obligada.

Con respecto a esto último, al margen de las capacidades de interpretación, la persona o agencia a cargo de la gestión documental fiscal de nuestra empresa debe tener conocimientos tributarios o legales que le permitan desenvolverse con soltura entre las vicisitudes del derecho tributario y los procesos de auditoría que en ocasiones tiene lugar después de una infracción o con carácter aleatorio.

Lo mismo sucede con la presentación de cuentas y balances contables en distintos idiomas, ya que las normas contables varían sensiblemente en función del enfoque con el que se miran. Por eso, la adecuación a los distintos modelos de autoría necesita de un especialista contable nativo que esté acostumbrado a tratar con la gestión patrimonial y el registro diario de asientos conforme al plan contable del país de destino. Su experiencia será el punto de partida organizativo del resto del área de responsabilidad, que debe alinearse con dichas pautas.

En suma, disponer de un equipo, ya sea interno o por medio de un contrato de externalización, de traductores especializados en los diferentes departamentos del negocio pueden incrementar las probabilidades de éxito en cualquier proceso de internacionalización.

Si tu empresa se encuentra inmersa en esta actuación titánica, no dudes en pedir presupuesto traducción, al fin y al cabo las acciones de comunicación corporativa, normativa y comercial forman parte de la actividad regular de toda compañía.