Compartir

Este verano ha tenido pocas olas de calor, pero las altas temperaturas se hacen muy pesadas para la gente que se queda en la ciudad, o la gente que no tiene aire acondicionado. Por eso, hay algunos trucos caseros para combatir estas temperaturas.

Lo cierto es que al sol hace el mismo calor que a la sombra, ya que los rayos solares no dan más calor, sino que calientan los objetos a nuestro alrededor haciéndonos pasar auténtico sofoco. Las estructuras metálicas, el asfalto, el reflejo de las cristaleras hace que el calor sea más intenso en la ciudad que en zonas de montaña o de mar.

Uno de los mejores trucos para esta radiación solar es aislar la casa lo máximo posible bajando persianas y cerrando ventanas, aunque suene contradictorio.

La entrada de aire caliente va a calentar el ambiente, por lo que mantener la casa cerrada la mantiene fresca del exterior. La noche es el momento más indicado para abrir puertas y ventanas y buscar un equilibro entre la temperatura de la calle y la del hogar.

Otro buen truco si la casa está caliente es fregar el suelo con una fregona poco escurrida, para así mantener húmedo el suelo, que normalmente está más fresco que el resto de zonas de la casa.

Las duchas es mejor si se toman calientes, ya que eleva nuestra temperatura corporal y hace que la temperatura ambiente sea capaz de refrescarnos. Lo mismo se aplica para las bebidas calientes, según informa 'El País'.