Compartir

Un fallo en la encriptación del código de la aplicación de Whatsapp permite modificar los mensajes, tanto en grupo como en conversaciones privadas, y cambiar su contenido, pudiendo hablar o mandar mensajes en nombre de otra persona. Este reemplazo de los mensajes permitiría tanto hacer pasar por propios los mensajes de otros, como mandar mensajes propios en nombre de otros usuario de la aplicación, según informa 'La Vanguardia'.

Este descubrimiento fue encontrado por la empresa de ciberseguridad israelí 'Check Point Software Technologies', donde dieron cuenta de este error. Según esta empresa, hay tres formas de actuar siguiendo este fallo: usar la función 'responder' en un grupo para cambiar la identidad de la persona que envía el mensaje, cambiar el texto de una respuesta y enviar mensajes privados a cualquier otro usuario en nombre de este primero.

Whatsapp ha declarado haber ''valorado con atención este problema, que es similar a tratar de modificar un correo electrónico después de enviarlo''. Según la aplicación, no hay ningún problema de cifrado ya que esta modificación de los mensajes y los autores del mismo solo llega de un remitente a un receptor, por lo que en ningún caso más usuarios pueden leer esa conversación.