Compartir

Desde siempre Nintendo ha llevado por bandera un género que poco a poco está cayendo en el olvido, el de los JRPGs por turnos clásicos y hacen falta juegos como Octopath Traveler para hacernos recordar esos juegos que hace no tantos años hacían las delicias de los jugadores. Ahora estamos ante un juego de rol japonés clásico como los antaño Final Fantasy que se hace especial una vez que ves su personalísimo apartado visual y su magnifica banda sonora.

Octopath Traveler llega a Nintendo Switch de la mano de Square Enix, experta en este tipo de juegos y nos trae un JRPG clásico por turnos de combates aleatorios con 8 héroes, 4 capítulos por cada personaje y multitud de horas de juego ideales para que un verano no se haga aburrido. Tiene todos los ingredientes para ser una obra maestra pero se queda a las puertas de ello por algunas pequeñas grietas que no lo encumbran en el Olimpo, pero que no le restan menos calidad, es uno de los juegos del año.

Con una estética pixel-art calificada de 2D-HD nos encontramos un apartado visual muy cuidado. Los personajes no dejan de ser conjuntos de píxeles al más puro estilo 16bits pero con mucho mimo en escenarios muy trabajados y con multitud de detalles, efectos de luces y sombras, variedad de pantallas, animaciones de distintas partes de la pantalla según el efecto climatológico o pequeños animalillos salvajes en determinados lugares y algo que nos ha impactado ha sido el efecto del agua del río. Todo realizado con un cuidado y un cariño que se nota a simple vista.

En cuanto a los personajes, tenemos 8 protagonistas con sus 8 historias de 4 capítulos cada una. Podremos realizarlo en el orden que queramos pero el primer personaje que elijamos será el protagonista y no lo podremos sacar del lugar principal de nuestro equipo hasta que hayamos completado sus 4 capítulos. Octopath Traveler no es un juego carente de dificultad y habrá zonas en las que no podamos acceder por tener un nivel bajo y nos tocará ganar experiencia a base de batallas (algo que se puede hacer algo monótono) o irnos a reclutar a más personajes. Con lo que una vez completado el primer capítulo de un personaje podremos ir a jugar el capítulo dos, que requerirá un nivel muy alto o ir jugar con otro héroe, ya que el juego nos da la libertad para jugarlo en el orden que más rabia nos de.

Cada uno de los héroes tiene su propia historia vivida en primera persona por el personaje, haciendo que el resto de los personajes no tengan inmersión en la propia narración del personaje, es un punto que hace algo de grieta en este magnífico juego y el contacto entre personajes es tan solo de un breve diálogo que no va más allá. Otro de los puntos negativos es que al salir a Osterra, que es como se llama el mundo del juego, nos saldrá el nivel requerido para acceder cada zona y el juego nos “recomienda” terminar cada primer capítulo de cada personaje y esto se puede volver algo tedioso ya que las historias son muy buenas pero se quedan un poco por la mitad al tener que ir cambiando entre protagonistas, pero así está diseñado, si queremos hacerlo más fácil tendremos que ir haciendo los primeros capítulos o si queremos un reto más complicado, podremos ir directamente a por la historia de un héroe del tirón, pero repetimos, se hace complicado y no apto para todos.

Las historias de los personajes en general siguen el mismo planteamiento y esto puede que se haga tedioso para completar a todos los héroes. Ya que son unas 4 o 5 horas por cada historia, es decir unas 40 horas de juego solo para completar la historia básica. También hay algunas mejores y peores que nos engancharán más o menos.

Cada uno de los 8 héroes tiene unas habilidades únicas y será nuestro deber el hacer un equipo equilibrado en el que tendremos que tocar a todos y cada uno de los personajes, obligándonos de esta manera a sacar lo mejor de cada uno, esto es un punto positivo porque hay personajes que igual al principio no nos parecen demasiado útiles pero cuando los vamos descubriendo más a fondo, observamos que realmente si podemos usarlos para el fin que deseamos, pero además posteriormente podremos enseñarles nuevas habilidades secundarias que harán de la personalización otro cajón de arena ya que amplía bastante la capacidad de los héroes.

Otro de los puntos positivos es el poder hablar con los NPCs, es decir, con los aldeanos de las ciudades y será casi obligatorio porque nos darán equipo y con dos de los héroes incluso podremos profundizar un poco en la historia de estos ciudadanos.

En cuanto al combate, nada que no esté inventado. Rol por turnos en los que la táctica primará por encima de otros valores. Cada enemigo es débil a un tipo de ataque o a un arma y esto deberemos aprovecharlo a nuestro favor ya que hay combates en los que no será complicado ganar, pero sobre todo contra jefes finales un mal movimiento o mal uso de nuestras habilidades puede ser un fallo y tendremos que comenzar de nuevo. Además contamos con los impulsos y las rupturas que das más profundidad a las peleas.

El impulso es la posibilidad de potenciar un ataque para hacer más daño, que si encima es un ataque al que el enemigo es débil, se multiplican los puntos que le quitamos. Por otra parte la ruptura significa que si atacamos al enemigo y es débil en cuanto al movimiento utilizado, le haremos perder el turno. Con estos dos elementos y nuestra inteligencia podremos crear ataques brutales, pero está en nosotros, el juego tan solo nos da estas herramientas. Esto es algo que se pedía a los JRPGS, que dejen a los jugadores crear sus ataques y no esté todo tan preestablecido.

La banda sonora es maravillosa y digna de un juego de esta calidad y tiene multitud de variaciones que en ningún momento nos hacen pensar que es monótona. Los textos están traducidos al español pero el doblaje de las voces es inglesa.

No esperéis encontrar comedia en Octopath Traveler, son 8 historias dramáticas e intimas al más puro estilo japones de los años 90. Sin ser uno de los mejores juegos del género, si que hemos de reconocer que es una joya y agradecer a Nintendo el traerlo a Switch en donde podremos jugar en pantalla grande y en modo portátil en donde queramos. Aficionados y curiosos, Octopath Traveler es una de las joyas de la híbrida de Nintendo y os lo recomendamos encarecidamente para pasar un buen verano entrenenido o incluso alargar el juego más allá. Y si no os hemos convencido todavía, en la eShop de Nintendo tenéis el demo de Octopath Traveler que os va a terminar de convencer.