Compartir

No hace mucho que ha terminado el curso, con sus exámenes, y ahora, aunque los estudiantes tienen ante sí un merecido descanso (quien más, quien menos), es buen momento para pensar en el curso que viene. El tiempo libre de las vacaciones brindan una buena oportunidad de planificar el curso que viene, saber qué ramas profesionales o asignaturas se pueden escoger, reflexionar sobre los puntos a mejorar con respecto al que se acaba de dejar atrás.

Muchos alumnos habrán terminado sus carreras y ahora se están planteando qué hacer a medio plazo. La revista especializada Universia se hacía eco de un artículo de Andy Chan, de la Wake Forest University, en el que sugería tareas provechosas para fortalecer la carrera. Los contactos y la organización de los mismos en hojas de trabajo o la actualización constante en redes sociales profesionales y en eventos, pueden ser muy útiles.

Las universidades, al menos muchas de ellas, cierran sus etapas de preinscripción a másteres por estas fechas. Los masters online o maestrías en línea, en alguna de las muchas universidades españolas que las ofertan, se plantean como una opción para quienes quieren autonomía y flexibilidad a la hora de estudiar. Pero, puestos a invertir tiempo y dinero en estudiar, cabe hacerse la pregunta ¿cómo puede elegir el mejor máster online?

Los rankings suelen proporcionar información útil si son independientes, no patrocinados. Muestran la relación calidad precio de la educación virtual, y pueden ayudar a tomar una decisión. Por su parte, el blog de IMF Business School recogió una serie de criterios para ayudar al alumnado a decidirse.

Reconocimientos y acreditaciones

En un mundo globalizado, en el que muchos estudiantes aspiran a trabajar en una gran compañía que tenga presencia internacional, es deseable que los títulos ofertados estén reconocidos por el mercado, más aún si están basados en una metodología virtual. Hay agencias de acreditación como ANECA, ACBSS o EFQM que avalan los servicios al estudiante, la calidad del profesorado, la metodología y otros factores relevantes.

Las Escuelas de Negocios también son recurrentes a la hora de continuar la formación, pero IFM recuerda que lo ideal es que cuente con un aval universitario. Así se despejarán dudas sobre el rigor académico.

Profesorado preparado y accesible

Que el profesorado esté bien formado y cuente con una experiencia contrastable resultará determinante para que su alumnado aprenda, que es lo más importante. Pero las relaciones que los estudiantes sean capaces de estrechar con quienes además de conocimiento tienen contactos, ayudará al éxito.

En la web de las instituciones educativas se suele recoger información sobre el reconocimiento académico y la experiencia profesional de los profesores. Cabe valorar su tiempo de respuesta al alumnado, su disponibilidad…

Además de esto, merece la pena consultar con qué empresas tiene tal institución suscrito convenios o acuerdos, pues determinará el prestigio del que goza ante el mercado.

Método dinámico y eficaz

En la misma web de la universidad, a modo de carta de presentación de esta o de los estudios que se pretendan cursar, se explica la metodología utilizada. Conviene leerla al detalle para saber si se adapta a las necesidades del alumno, porque no es lo mismo un recién graduado, sin más ocupación, que alguien que tiene ya responsabilidades laborales y familiares.

Acceso a bolsa de trabajo y prácticas

Es cierto que los estudios de posgrado mejoran la empleabilidad del alumno, en cuanto a que se dota de nuevos conocimientos que le serán útiles en su profesión. Sin embargo, las posibilidades de inserción profesional es una de las cosas que más interesa al nuevo alumno, y para ello están las prácticas.

De nuevo, conocer los acuerdos que el centro de estudios tenga suscritos con empresas del sector resultará de mucha utilidad.

Apoyo al estudiante

Las ventajas de la educación online son evidentes, pero es cierto que el alumnado puede sentirse solo a la hora de interiorizar ciertos contenidos que no logra entender, o ante la necesidad de tener alguien que le guíe en un trabajo o proyecto. La educación virtual no serviría de mucho si el profesorado no pudiese proporcionar un seguimiento especial a los alumnos, así que este punto también es importante.

A eso se unen facilidades en el terreno de la financiación, una secretaría virtual que funcione bien, una biblioteca accesible, un soporte técnico resolutivo, una plataforma intuitiva y fácil de usar…

Opiniones del alumnado

Para conocer verdaderamente si el método es bueno, si es flexible, si los profesores son eficientes y cercanos o si el servicio de prácticas es el adecuado, lo mejor es ir más allá de lo que recoja la web oficial y valorar las opiniones de otros alumnos.

Otros criterios

El blog My collegue advice también recoge consejos para saber cómo elegir un máster online que merezca la pena, en un artículo escrito por Mike Cushing, escritor de la Universidad de Florida.

El experto recomienda centrarse en el futuro profesional a la hora de elegir, contraponer los conceptos de self learning y feedback education (aprendizaje autodidacta o educación con retroalimentación), considerar la acreditación nacional frente a la regional y buscar un sistema que se adapte a los cambios.