Compartir

En la creencia popular se encuentra un tópico que se está demostrando que no es real: Nintendo Switch es una consola que no puede con los juegos de sus otras competidoras más potentes. Bethesda está empeñada en romper con esto y ya lleva varios ports de sus últimos juegos para la híbrida de la gran N

Con Wolfenstein 2: The New Colossus vuelve a hacerlo y trae un gran juego hasta Nintendo poco más de un año después de su aparición para Xbox One y Playstation 4. Y la verdad que con un resultado más que competente.

En cuanto a la historia, sin desvelar demasiado, nos volvemos a poner en la situación de W. Blazkowicz, un soldado americano que se desenvuelve en una realidad alternativa en la que los nazis ganaron la segunda guerra mundial. El guión comienza tras el final de Wolfenstein: The New Order y nos hace, al comienzo, elegir algunas situaciones que ocurren en los juegos anteriores y que determinaban un final u otro. Un FPS, o juego de disparos en primera persona que nos hace vivir situaciones muy intensas, dignas de película de Hollywood y con reminiscencias de los Wolfenstein de los años 90. Y es que no olvidemos que es la misma franquicia y mismo protagonista.

Panic Button ha hecho un gran trabajo sacrificando algunos elementos como los escenarios destructibles y bajando calidad a algunas texturas pero a cambio de eso, el juego corre con los mejores gráficos vistos hasta la fecha en la híbrida. En cuanto a la resolución, es variable dependiendo de los elementos en pantalla y corre a 30fps más o menos estables. Llega a alcanzar los 1080p en modo Dock mientras que en modo portátil, como decimos, varía según lo que aparezca en pantalla haciendo más borrosa la imagen a costa de no perder frames por segundo. Es un sistema dinámico que funciona ya que no se notan los cambios y no nos chirrían los gráficos.

En cuanto al control, es el típico control manejado con los sticks y los gatillos pero los chicos de Panic Button han añadido algo que en Switch va muy bien, el control con el giroscopio pudiendo apuntar al más puro estilo Splatoon.

Nos da para unas 15 horas de entretenimiento en solitario. Este Wolfenstein posee los valores de Bethesda, el historias buenas para un jugador. Es un juego frenético en el que podemos jugar sin darle mucho al coco, escenarios guiados, muchos nazis y muchas situaciones que a más de uno le alterarán las pulsaciones. Todo salpicado por una gran historia, magníficos personajes y un juego de verdad para adultos que nos hará disfrutar.

No es un juego recomendado para menores de 18 porque tiene escenas bastante explícitas. Si Bethesda quería romper el mito de que Nintendo Switch es solo para niños, con Wolfenstein 2: The New Colossus lo ha conseguido sin duda alguna.