Compartir

La depilación es una de las prácticas más latosas a las que nos hemos tenido que acostumbrar. Además, en épocas como el verano se convierte especialmente un engorro, ya que nos vemos obligadas a realizarla con más frecuencia y la exposición al sol nos limita más cuando recurrimos a métodos como la cera. En este contexto, la depilación láser, disponible en clínicas como Dermasana, ha nacido para poner punto y final a esta situación.

Se trata de un método que permite eliminar el bello de manera definitiva, por lo que, una vez realizadas las sesiones correspondientes, no tendremos que depilarnos nunca más. A día de hoy, es el único sistema de depilación que consigue este objetivo y además puede realizarse en casi cualquier parte del cuerpo en la que haya bello (piernas, cara, axilas, ingles, etc.). Por eso muchas mujeres la ven como una inversión de futuro.

Eso sí, si nos decidimos a realizar a depilación láser hay dos cosas importantes que tenemos que poner en práctica. La primera es la importancia de ponerse en manos de profesionales. Para ello es recomendable acudir a clínicas que, como la clínica Dermasana, tienen mucha experiencia en este campo. Así nos aseguraremos de que todo el proceso se realizará correctamente, y no nos veremos expuestas a riesgos. El segundo elemento importante es la necesidad de seguir correctamente el protocolo establecido, de manera que nos aseguramos de que nuestra piel no sufra. Si acudimos, por ejemplo, a Dermasana su personal nos informará de cómo ponerlo en práctica.

No obstante, de manera general, la depilación láser se realiza en varias etapas y de la forma siguiente:

– Valoración médica: antes de comenzar a realizar la depilación láser, es conveniente que un especialista certifique que estamos en condiciones de realizar dicho método. Para ello, este profesional examinará nuestro historial, así como la zona sobre la que queremos realizar la depilación. Esto es importante, ya que, según el tipo de piel o nuestro historial, la intensidad de las sesiones va a variar.

– Comienzo de las sesiones: el número de sesiones va a depender de muchos factores y no se puede saber con anterioridad. Según avance el tratamiento, iremos viendo cuántas aplicaciones más serán necesarias. Por otra parte, es necesario saber que durante las épocas en las que nuestra piel está más expuesta a los rayos solares, no será conveniente realizar la depilación láser, ya que puede tener consecuencias sobre ella. Por eso, lo ideal es realizarla en el periodo otoño-primavera. Por otra parte, conforme vayamos realizando el tratamiento, la cantidad de bello que nace irá menguando, por lo que la frecuencia de las sesiones irá disminuyendo.

– Acabado final: el objetivo de la depilación láser es no tener que depilarse nunca más, por lo que, una vez terminado, la zona lucirá libre de bello y por lo tanto completamente suave para siempre. Eso sí, esto no significa que no tengamos que seguir cuidando nuestra piel, ante los efectos del sol o del frío, para que se mantenga sana e hidratada.